Llega una borrasca a Castilla y León cargada de lluvias tras recorrer 5.000 kilómetros sobre el Atlántico

Llega una borrasca a Castilla y León cargada de lluvias tras recorrer 5.000 kilómetros sobre el Atlántico

Se avecina un fin de semana gris y lluvioso en gran parte del país
|

La primavera se caracteriza por tener frecuentes cambios en la situación atmosférica. Por esta razón, no es extraño el vaivén de precipitaciones que estamos viviendo los últimos días, aunque ahora esto empieza a cambiar según afirma José Antonio Maldonado, director de Meteorología de Meteored.


Durante la mañana de hoy, el tiempo ha continuado variable e inseguro en el noreste peninsular y Baleares. En el resto del país las nubes han sido abundantes pero no han dejado precipitaciones, salvo casos muy puntuales. Ahora un nuevo frente atlántico está entrando por Portugal y esta tarde producirá precipitaciones en gran parte de la mitad occidental peninsular, afectando especialmente a Castilla y León, así como nevadas en las cotas altas de los Pirineos.


Mañana el frente continuará avanzando y dejará chubascos débiles en la mayoría de las regiones, excepto en la Comunidad Valenciana, este de Andalucía, la Región de Murcia y Baleares, donde los aguaceros serán intensos e irán acompañados de tormenta. Al mismo tiempo, el noroeste de la Península comenzará a estar amenazado por una borrasca atlántica de gran envergadura. 


El viernes llega una nueva borrasca atlántica


Los chubascos de los últimos días han llegado de la mano de embolsamientos de aire frío en altura pequeños, con potencial para dejar tormentas intensas pero siempre de forma puntual. La nueva borrasca llegará tras recorrer cerca de 5000 kilómetros sobre el Atlántico, de oeste a este, un trayecto que está aportando mucha humedad a la depresión. Esto será decisivo en el carácter general de las lluvias de cara al fin de semana.


Durante el viernes, la borrasca ya estará cerca de Finisterre y un frente asociado dejará precipitaciones cuantiosas primero en Asturias y Castilla y León, y a partir del mediodía también en el resto del Cantábrico y gran parte de la vertiente atlántica. Las temperaturas del valle del Guadalquivir seguirán ajenas a esta inestabilización, con registros de hasta 27º en Córdoba y Sevilla.