​Tudanca asegura que si Ciudadanos cumpliera su palabra la moción de censura hubiera salido adelante

​Tudanca asegura que si Ciudadanos cumpliera su palabra la moción de censura hubiera salido adelante

El secretario general del PSCyL afirma Cs ha decidido “reintegrarse” en el PP y advierte de que se verá traicionado por Mañueco
|

El secretario general del Partido Socialista de Castilla y León (PSCyL), Luis Tudanca, asegura que si Ciudadanos, como ocurría en 2019, fuera un partido autónomo y hubiera mantenido su palabra, la moción de censura presentada por su grupo en las Cortes de Castilla y León hubiera salido adelante, a la vez que asegura que ha decido “reintegrarse” en el PP, a pesar de que se verá "traicionado" por su presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco.


En una entrevista concedida a El Norte de Castilla, Tudanca reconoce que es una decepción que la moción no haya salido adelante, pero resalta que al menos ha servido para “quitar la careta a aquellos supuestos regeneradores”; para que PP y Cs pierdan la mayoría en las Cortes y para que la Junta deroge el “decretazo” contra los sanitarios y salga adelante un plan de ayudas directas de 162 millones.


Preguntado por los supuestos apoyos que el PSCyL tenía en Ciudadanos para que la moción saliera adelante, Tudanca prefiere pasar página y recalca que una de las cosas que ha aprendido es que la palabra de Cs “no vale de nada”. “El señor Igea decía barbaridades de Mañueco en 2019 y ha acabando siendo su principal valedor”, asevera, al mismo tiempo que afirma que Cs ha pasado de ser un partido político a una herramienta en manos del PP.


Tudana niega que el PSCyL haya intentado promover el transfugismo y recalca que los únicos tránsfugas de Castilla y León son los que dijeron “que nunca jamás harían presidente al señor Mañueco y ahora están en el Gobierno a cambio de un cargo”.


El líder de los socialistas tampoco desvela hasta dónde llegaron las negociaciones con Igea tras las elecciones de 2019 y denuncia que da igual lo que se negocie con Igea o Mañueco, “ya que no hay una cosa que cumplan”, al contrario que ocurría cuando estaba Juan Vicente Herrera al frente de la Junta.


Tudanca también afirma que, a pesar del fracaso de la moción, se siente apoyado por su partido. “Vine porque quise y me iré cuando considere que no tengo nada que aportar o lo considere mi partido. No encuentro ninguna grieta en el apoyo del conjunto del partido”. En este y preguntado por las críticas de Óscar Puente, alcalde de Valladolid, por la forma de realizar oposición, afirma que en todo lo importante coincide con el regidor vallisoletano.


Sobre la posibilidad de que PP y Cs lleguen a un acuerdo con Por Ávila para volver a tener mayoría en las Cortes, el líder socialista argumenta que quizás de esta forma se den cuenta de los desequilibrios territoriales que hay en la Comunidad. A su vez, también se refiere a la bronca del último pleno y asevera que es intolerable que la consejera de Sanidad frivolice con la salud mental para utilizarlo como insulto contra una procuradora, así como la actitud dictatorial del presidente de las Cortes echando a otro miembro de la Mesa de las Cortes y quitándole el derecho al voto. ”Casualidad, en el primer pleno en el que el Gobierno perdía la mayoría en la Cámara”.


Por otra parte, sobre la supresión el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, argumentó que se trata de una media que solo beneficia a los ricos y no a la mayoría de los castellanos y leoneses, a la vez que recuerda que en el último año solo afectó a 700 personas con herencias superiores a los 400.000 euros. “Nosotros queremos una fiscalidad progresiva y justa, que paguen más los que más tienen, ganan y heredan”.


Reparto


En la entrevista, Tudanca niega que el Gobierno central esté marginado a Castilla y León en el repartido de los fondos COVID y explica que los criterios son los mismos que los utilizados por Europa para el reparto por países. Además, afirma que del reparto se ha quejado Mañueco por no contemplar suficientemente las características de Castilla y León, y también Isabel Ayuso, que gobierna una comunidad con las características contrarias. “Pedro Sánchez puede ser muy 'mala persona', permitan la ironía, pero no puede castigar con los mismos criterios a Madrid y a Castilla y León por muy malvado que sea”.


Por último, también analiza la polémica generada respecto al lobo y asegura que él ya le ha trasladado a la ministra Teresa Ribera que comparte la posición mantenida por Galicia, Castilla y León, Asturias y Cantabria. “Seguimos defendiendo que la población del lobo se debe controlar para compatibilizarla con la ganadería y el campo. Pero esos cupos que existen, y que deberían seguir existiendo controlados por la administración, no se están agotando en Castilla y León".