Agentes Bruja y Turbo
Campillo ICAL . El alcalde de León, José Antonio Diez, presenta la nueva sección canina de la Policía Local

Agentes Bruja y Turbo

La Policía Local de León estrena una sección canina que se dedicará a la detección de drogas siguiendo el ejemplo de Burgos
|

Elena F. Gordón / ICAL


Bruja -pastora holandesa- y Turbo -pastor belga- son los integrantes de la sección canina que pone en marcha la Policía Municipal de León y que hoy fueron presentados públicamente para dar muestra de sus habilidades en la detección de todo tipo de drogas.


El alcalde José Antonio Diez, acompañado del jefe de la Policía Local, Ángel Ordás, y de los agentes-guía de los dos canes explicó que la puesta en marcha de este servicio tiene como objetivo “evitar e intervenir en determinadas infracciones y delitos” de una forma “eficiente y limpia”. “El perro tan solo se aproxima, busca y solamente marcando detecta la presencia de estas sustancias”, detalló antes de señalar que el objetivo del Ayuntamiento “siempre ha sido el compromiso con la ciudadanía en mejorar”.


Diez detalló que la sección canina intervendrá principalmente en centros educativos, parques y zonas de ocio; “ de una manera muy sencilla, para detectar estas sustancias y tomar las medidas correctoras oportunas”. Su puesta en marcha, añadió, “es algo que hace crecer a la Policía Local, en el sentido del servicio que presta a la ciudadanía, encaminado a la seguridad, al cumplimiento de nuestras ordenanzas municipal y a mejorar la imagen del Cuerpo”.


La adquisición y adiestramiento de Bruja y Turno, que estarán adscritos a la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Policía Local de León y que colaborarán con cualquier otro grupo y con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado cuando sean requeridos, ha tenido un coste de 6.000 euros y el periodo de preparación de ambos ha sido de varios meses.


Burgos como ejemplo


La Unidad Canina de la Policía Municipal de Burgos, que funciona desde hace más de una década y que ha recibido distintos reconocimientos por su labor, es el ejemplo seguido por León para llevar a cabo el adiestramiento de Bruja y Turbo con la técnica denominada marcaje lapa, registrada a nivel nacional y de la que es responsable el coordinador de dicha sección, Javier Macho. Consiste en que el perro se queda inmóvil y toca con la punta de la nariz el lugar donde se encuentra una sustancia ilegal. En el caso de León, están preparados para localizar cocaína, heroína, marihuana, hachís, anfetamina, metanfetamina, alucinógenos como el LSD o drogas sintéticas como la MDMA.


“Simplemente con la trufa, con la nariz del perro, que no invade ni causa lesiones a la persona sobre la que actúa”, remarcó uno de los policías leoneses que acompañarán a los fichajes caninos del Cuerpo, que hoy exhibieron su buen carácter y sus dotes policiales en varias demostraciones llevadas a cabo en la Plaza de San Marcos de la capital leonesa.