Un experto avisa de que el síndrome post-Covid puede persistir más allá de las 12 semanas

Un experto avisa de que el síndrome post-Covid puede persistir más allá de las 12 semanas

|

El doctor del NHS Highland Raigmore Hospital del Reino Unido, Javier Carod Artal, ha avisado de que una "plena recuperación" del Covid-19 no puede basarse sólo en la obtención de una PCR negativa o un alta hospitalaria, sino que es necesario tener presente y abordar diversos trastornos compatibles con la enfermedad derivada del coronavirus y que pueden persistir incluso más allá de las 12 semanas.


El experto se ha pronunciado así n el marco de la mesa 'Síndrome post-COVID: ¿Una nueva pandemia?', organizada de forma conjunta por la Sociedad Española de Neurología y la Sociedad Española de Psiquiatría y encuadrada en la jornada inaugural del 2º Congreso Nacional Covid-19.


"El síndrome post-Covid es un enorme paraguas en el que se incluyen otras categorías, como el síndrome de fatiga crónica, la secuela en múltiples órganos y el síndrome post-UCI", ha destacado, para subrayar la "notable variación en duración, gravedad y fluctuación de estos síntomas, así como su importante afectación a la calidad de vida, el estado funcional, cognitivo y el estado de ánimo de las personas afectadas".


En concreto, los síntomas asociados a este evento pueden presentarse superpuestos y pueden fluctuar y cambiar con el tiempo y afectar cualquier sistema corporal. Esto incluye, entre otros, los sistemas cardiovascular, respiratorio, gastrointestional, neurológico, musculoesquelético, metabólico, renal, dermatológico o hematológico, entre otros, además de problemas psiquiátricos, dolor generalizado, fatiga y fiebre persistente.


De hecho, un reciente estudio realizado en España sobre este aspecto concreta que el 51 por ciento pacientes analizados (274) que habían padecido Covid-19, presentaban este síndrome. La disnea y la fatiga fueron los síntomas más prevalentes (35%), seguidos de anomalías espirométricas o radiológica (25%) o síntomas neurológicos, caso de la cefalea o problemas cognitivos (12%).


A fin de mejorar el conocimiento sobre la epidemiología de este síndrome y el abordaje a realizar sobre esta realidad presente en muchos pacientes que han superado la infección aguda, el doctor ha destacado la necesidad de incrementar los estudios epidemiológicos con grupos control, realizar estudios sobre biomarcadores, así como sobre factores determinantes y predictivos del síndrome post-Covid.


Entre los mecanismos que pueden originar el síndrome post-Covid, el doctor del Hospital Universitario de Basurto, Juan Carlos García-Moncó, ha informado de que se encuentran una inflamación persistente, así como una disregulación inmune de baja entidad. Además, prosigue, es "poco probable" que sea una alteración estructural cerebral, aunque sí una alteración en las redes neuronales.


Al mismo tiempo, durante el encuentro el doctor del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, David García Azorín, ha comentado que dada la alta frecuencia de síntomas neurológicos durante la fase aguda de la Covid-19 y durante el post-Covid, ante la presencia de síntomas neurológicos atípicos o con datos de alarma, debe evaluarse una posible etiología alternativa que requiera de tratamiento específico.


La doctora del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, Carmen Moreno Ruiz, ha señalado también los aspectos psicológicos y psicopatológicos del síndrome post-Covid, recalcando que la psicopatología relacionada con las complicaciones neuropsiquiátricas es diversa y tiene que ver con distintos mecanismos, tales como la inflamación, la disregulación inmune o efectos iatrogénicos de la medicación. Ente las anomalías persistentes se incluyen dolor de cabeza, fatiga, mialgias, y sintomatología ansioso-depresiva.


Un aspecto reseñable es, a juicio de Moreno Ruiz, que es previsible que en las personas que hayan padecido Covid-19 se produzca en un incremento de alteraciones psiquiátricas (ansiedad, depresión, alteraciones del sueño) e, incluso, de estrés postraumático mayor al que se ha visto tras infección por otros virus.