​De los Mozos reclama acciones concretas para que administraciones y fabricantes avancen hacia la descarbonización a la misma velocidad
Juan Lázaro / ICAL. El presidente de ANFAC, José Vicente de los Mozos, comparece en la comisión de Transición Ecológica en el Senado.

​De los Mozos reclama acciones concretas para que administraciones y fabricantes avancen hacia la descarbonización a la misma velocidad

El presidente de ANFAC asegura que la industria está alineada con el Ejecutivo pero matiza que la electromovilidad no resuelve la transición en las áreas más despobladas
|


El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), José Vicente de los Mozos, reclamó hoy una serie de acciones “necesarias” para que tanto las administraciones como el sector del automóvil en España hagan el camino hacia la descarbonización de la industria y la movilidad a la misma velocidad. “Si hay oferta, pero las infraestructuras no acompañan, la velocidad no es la misma”, apuntó De los Mozos, fijándose en la lenta evolución de las infraestructuras de recarga en nuestro país, frente a la creciente oferta de vehículos eléctricos.


De los Mozos intervino en la Comisión de Transición Ecológica en el Senado, en el marco de la ponencia de estudio sobre los retos para una transición energética sostenible. Ante sus señorías, expuso los grandes retos a los que se enfrenta este sector como es avanzar hacia esa descarbonización y la digitalización “sin olvidar un tercer objetivo, irrenunciable, que es mantener el empleo y riqueza que aporta hoy el sector a la economía del país” dijo, que supone el 16 por ciento del PIB y aporta a la balanza comercial un saldo positivo de 17.000 millones de euros. De hecho, expuso que el 60 por ciento de la industria en España está ligada al sector de la automoción.


En este sentido, demandó incentivos con una “dotación amplia, estables en el tiempo y eficientes en la gestión”, y aunque valoró positivamente el Plan Moves III presentado recientemente, “es una buena noticia” dijo, cree que este esfuerzo “debe ir acompañado de medidas que reduzcan la burocracia, agilice los plazos y haga más segura la apuesta del consumidor”. También reclamó la “instalación masiva de infraestructuras de recarga” porque “si no hay un plan público-privado la velocidad no será suficiente”, además de estar repartidos por todo el país porque a día de hoy el coche eléctrico puede responder a la movilidad en las grandes ciudades, “pero en la España despoblada la solución son los híbridos o híbridos enchufables”, matizó, también por los tiempos de recarga.


Así, y en respuesta a los portavoces de los grupos parlamentarios en el Senado que le interpelaron, De los Mozos aseguró que la transición ecológica hoy “la están pagando los ricos, porque el coche eléctrico no está al alcance de mucha gente”. En este sentido abogó por una reforma fiscal integral en el sector de la automoción “basada en criterios medioambientales y sociales, que incentive la electrificación y no penalice la renovación”.


También defendió la presencia de las fábricas e industria de la automoción en las zonas despobladas, “sería un trauma para esas zonas”, dijo, en caso de que esas instalaciones se fueran.

Un ecosistema


El también director industrial del Grupo Renault manifestó que el sector hoy “forma parte de un ecosistema” en el que coinciden los sistemas de conectividad para el desarrollo del coche autónomo gracias al 5G, en el que participan las grandes empresas tecnológicas; las infraestructuras de carga con empresas eléctricas, o los servicios de movilidad que se están dando en las grandes ciudades, por lo que instó a todos estos grupos de interés y a las administraciones a trabajar conjuntamente para hacer ese camino de transformación. “El reto es grande” señaló, pero se mostró convencido de la capacidad del país, que es hoy segundo fabricante de automóviles de Europa y el octavo del mundo, para poder seguir siendo un agente estratégico. “Podemos incrementar el valor de nuestra industria de la movilidad en más de un 50 por ciento de aquí a 2040, generando entre 800.000 y 1,5 millones de empleos, empleos de alta calidad y cualificación, gracias a la oportunidad que ofrecen nuevos negocios, nuevos servicios de movilidad y el tratamiento de datos”.


En este sentido, aseguró que los fabricantes “estamos alineados con los planes del Gobierno”, pero apuntó a que “la movilidad la va a elegir el ciudadano, nosotros tenemos que ofrecerle las posibilidades para que elija la que mejor le convenga”. “Los constructores estamos comprometidos con la descarbonización” incidió, “estamos yendo rápido, pero no servirá de nada si no viene con la oferta que le tiene que acompañar”.


De los Mozos insistió en la necesidad de aprovechar la oportunidad que se presenta con esta transición hacia una movilidad más sostenible, con los fondos de la Unión Europea para la recuperación (Next Generation EU), para aumentar el peso de la industria y mejorar la competitividad y cadena de valor.