¡Viva La Virgen de la Vega! ¡Viva El Toro Enmaromado! ¡Viva Benavente! y ¡Viva la Vida!
Foto: archivo

¡Viva La Virgen de la Vega! ¡Viva El Toro Enmaromado! ¡Viva Benavente! y ¡Viva la Vida!

|

El pasado año la pandemia nos sorprendió a todos, nos obligó a encerrarnos en nuestras casas para protegernos, hizo que por primera vez tuviéramos que pedir el toro desde nuestros balcones para no perder la tradición. 


Este año 2021 la tradición de pedir el Toro Enmaromado en la Plaza Mayor no podrá hacerse de forma alguna, salvo en nuestros corazones. Evocando años pasados de buenos recuerdos, de alegrías, de momentos en los que el grito unánime de una ciudad y su pueblo pidiendo el Toro Enmaromado se convierte en una experiencia de pura vida. 


No podremos celebrar La Veguilla como todos hubiésemos querido, en nuestra Plaza, en compañía de nuestros amigos, familiares, vecinos, gentes llegadas desde distintos rincones para compartir la experiencia de nuestra ilusión y alegría por nuestras fiestas. 


Un año más debemos renunciar a celebrar nuestra fiesta tradicional de La Veguilla por un bien superior, la protección de nuestra salud y nuestras vidas. Y debemos hacer este sacrificio, debido a las excepcionales circunstancias sanitarias que estamos viviendo, por el bien de todos y de todas: por nuestra propia seguridad, por la salud y el bienestar de los mismos amigos, familiares, vecinos y gentes que otrora venían a acompañarnos en un día tan especial. Por llevar un año de sacrificios, de compromiso y de comportamiento excepcional quiero también agradecer de forma sincera y humilde, pero con todo el orgullo como alcalde a mis convecinos de Benavente su comportamiento excepcional ante las adversidades, habéis sido un ejemplo y una motivación diaria para seguir hacia adelante en estos tiempos tan difíciles. 


Por estas razones creemos y os pedimos que este 2021 debe ser el año de La Veguilla tanto de la responsabilidad por no poder celebrarla, como sobre todo La Veguilla de la esperanza en poder hacerla en años venideros, la del recuerdo sentido y emocionado por lo vivido en la Plaza, la del homenaje desde el silencio de nuestros corazones hacía el cielo a todas las personas que nos han dejado y que en su día estuvieron gritando al cielo "toro, toro, toro". 


Sirva el silencio de nuestra Plaza Mayor durante el lunes de la Veguilla de este año 2021 como el mayor y más sentido de los silencios de respeto y homenaje de todos los que nos precedieron y ya no están entre nosotros, especialmente, por los fallecidos hasta ahora por la maldita pandemia sanitaria. Pero, que también sirva como muestra de respeto y gratitud para todas aquellas personas que durante el último año han luchado en primera línea contra el coronavirus, a todos ellos gracias en nombre de todos los vecinos de Benavente. 


El próximo año tenemos la esperanza de que haya Veguilla, Toro Enmaromado y se recuperen poco a poco todas las fiestas tradicionales, pero sobre todo queremos que haya reencuentros, besos, abrazos, que vuelva la alegría a nuestros hogares; pero lo que realmente queremos que haya es, VIDA. Vida para vivirla y disfrutarla de forma segura, que nos permita a todos y todas poder volver a la Plaza Mayor el lunes de La Veguilla para disfrutar de nuestras tradiciones, de nuestra gente. Por esa ilusión este año debemos actuar con responsabilidad, resiliencia y desde la esperanza de que, si seguimos haciéndolo bien, el próximo año volveremos a gritar todos juntos en nuestra Plaza Mayor, con los nuestros: 

¡Viva La Virgen de la Vega! 

¡Viva El Toro Enmaromado! 

¡Viva Benavente! y ¡Viva la Vida!