Un año después y seguimos igual

Un año después y seguimos igual

|

Hace justo un año, cuando mis "amigos" de la izquierda me llamaban canalla o miserable por criticar la gestión de la epidemia, se me ocurría pedir respuesta a las siguientes preguntas:


"...¿Es necesario anular el portal de transparencia y la información a los ciudadanos?


¿Es razonable que se desconozcan los nombres de los científicos y técnicos que asesoran al gobierno y/o toman decisiones sobre nuestro futuro?


¿En manos de quién están quedando las decisiones y qué criterio se utiliza para adoptarlas?


Habrá que investigar si una presidenta de comunidad paga o le pagan un apartamento, pero ¿a quién se está comprando el material sanitario y con qué criterio se hace? ¿por qué nos cuestan mucho más caros los materiales que si los adquirimos a empresas españolas?


Cuál es la causa o motivo por el que, teniendo empresas, técnicos y universidades como la de Salamanca con capacidad y técnicas precisas para la realización masiva de test, se les impide hacerlo?



¿Si las empresas querían hacerles a sus trabajadores los test y aplicarles medidas de protección, en cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, por qué el gobierno se lo ha impedido?


¿Si el covid19 ha venido para quedarse, por qué no permitimos la actividad económica con todas las medidas socio sanitarias precisas?


¿Por qué si las mascarillas son necesarias y son una barrera de infestación, no son obligatorias y suministradas por el gobierno y las empresas?


Si al principio había problemas de abastecimiento de material sanitario ¿por qué no se ha facilitado la transformación industrial o apoyado la misma para que nuestras empresas puedan abastecer nuestras necesidades en el presente y de cara a un futuro?


¿Cuáles son los planes, proyectos, prevenciones, que se han estado estudiando y se van a aplicar para el desencarcelamiento ciudadano y para el desarrollo normal de la actividad en el futuro? Si se tienen esas previsiones y proyectos ¿Cuál es la causa de que cada medida se anuncie, se modifique, se aplique y se vuelva a modificar, todo ello en el plazo de 24 horas y sin explicación?


En el ámbito sanitario, sin contar el encarcelamiento ¿qué medida concreta se ha aplicado y cuáles se han desarrollado en este tiempo? ...".


Hoy, siguen sin ser respondidas; hoy, siguen sin presentar ni un solo plan de actuación y, hoy, se sigue discutiendo si es preciso o no, un estado de alarma a todas luces ilegal, limitativo de derechos fundamentales y carente de sentido, que pone de manifiesto, de forma clamorosa, que no se ha hecho nada para sustituirlo, evitarlo o reconducirlo mediante los oportunos sistemas jurídicos y cambios legislativos en la normativa sanitaria.


Cada vez que digo que nuestros políticos son una pandilla de desagarramantas inconsistentes se me critica por la generalización y, por supuesto, el que me critica tiene razón, pues toda generalización es cruel y falaz; pero, ¿Cuántos de ellos han pedido, trabajado, gestionado o propuesto planes jurídicos, sanitarios, sociales y económicos aplicables en período de crisis? Por favor, de contestar, que no sean meras soflamas o bonitos titulares, que se indique con seriedad el plan, modelo o trabajo desarrollado de forma concreta.


Estoy convencido de que alguno trabaja, pero la imagen de miserables, canallas, que se han convertido en estructuras de sometimiento al ciudadano, es brutal, insufrible por un elector medio y provocador de uno de los mayores daños que se le puede ocasionar a la democracia: la pérdida de confianza en la política, la desafección ciudadana y, derivado de ello, la pérdida de calidad democrática que se profundiza con la misión minimizadora que desde la política se hace a la posible crítica, a la necesidad de control y al requerido de responsabilidad precisa en democracia.


Si esta gestión de la epidemia se hace en una empresa, fallecen trabajadores, se ríe el jefe de personal, la gerencia se niega a dar información o dice que tiene un comité de expertos que no existe, no estaríamos diciendo que son unos "desgarramantas", nos encontraríamos en un Juzgado investigando a los gestores por delitos muy graves, durmiendo en los calabozos, con seguridad.


Pero, como son ellos los canallas, y nosotros los miserables objetos de minimización, somos los "perritos sin alma" .... Esta es la democracia que quieren algunos...ni en Venezuela.