El Caja Rural CPLV juega en casa y con público
Imagen: Alfonso Pelayo

El Caja Rural CPLV juega en casa y con público

|

El Caja Rural CPLV arranca este sábado su eliminatoria de semifinales del playoff por el título liguero recibiendo en el polideportivo Canterac al Molina Sport canario. Será un partido especial. Por volver a jugar en casa, donde no lo hace desde el 27 de febrero; pero, sobre todo por contar, por primera vez esta temporada, con público en sus gradas. Serán 300 los espectadores que podrán acudir a ver in situ a su equipo, siempre aplicando las medidas de seguridad impuestas desde las autoridades sanitarias, como toma de temperatura, separación de 1,5 metros y asientos preasignados. Los 300 elegidos son abonados de la última temporada en la que hubo campaña de socios y mediante orden de inscripción tras recibir por correo electrónico la oportunidad de acudir al partido.


En el plano deportivo, el conjunto vallisoletano tiene una baja, la de Rodrigo Fernández. El portero sufre una lesión en el ligamento cruzado de una de sus rodillas y ha dicho adiós a la temporada, por lo que Ángel Ruiz contará en portería con Javier Tordera más Raúl Almerych, que sube del filial. El resto será el mismo equipo que viene jugando todo el año y que acabó finalmente en tercera posición la fase regular, tras liderarla durante parte del campeonato.


Su rival será el conjunto canario de Molina, reciente campeón de la Copa del Rey que se jugó en Las Palmas, en la que se impuso en semifinales al Caja Rural CPLV. Los dos conjuntos se han visto las caras en tres ocasiones esta temporada, con dos victorias de Molina, ambas en su feudo; y una del CPLV, en Canterac.


Con cinco extranjeros, el portero checo Adam Schejbal, el polaco Pawel Zasadny, el alemán Fabian Mörschler y sus goleadores, el norteamericano Charles Baldwin y el sueco Jacob Tenemyr, el cuadro canario tiene entre sus filas a un buen puñado de internacionales, como los hermanos Tomás, Andreu y Jopep; e Iván de las Heras, más un viejo conocido de la afición del CPLV, José María Caraballo, ex de los vallisoletano. La crisis económica por la covid no ha afectado en las islas, con un equipo profesional, que se mide a un club en el que todos sus jugadores son amateur y que ha tenido que renunciar a sus habituales refuerzos foráneos por la pérdida de músculo financiero.


La eliminatoria, como viene siendo habitual en las últimas temporadas, se juega al mejor de tres partidos; es decir, el conjunto que gane dos, sin importar la diferencia de goles, será el que alcance la final por el título liguero. La serie arranca en Valladolid porque Molina acabó segundo, con Espanya, primero, y los tres equipos con 21 puntos (y empatados también en el desempate de los partidos entre sí). Solo los goles marcados en esos encuentros dieron la clasificación final. Por ello, el próximo fin de semana, en Las Palmas, se resolverá el pase.