Ismael Álvarez rompe su silencio por el Caso Nevenka para asegurar que "no se arrepiente de nada" y colocarse como víctima del sistema judicial

Ismael Álvarez rompe su silencio por el Caso Nevenka para asegurar que "no se arrepiente de nada" y colocarse como víctima del sistema judicial

El exalcalde de Ponferrada afirma ser un defensor de la lucha de las mujeres y se niega a pedir perdón a Nevenka Fernández
|

El excalde de Ponferrada, Ismael Álvarez, afirmó hoy que “no se arrepiente de nada y que no tiene que pedir perdón a Nevenka Fernández por lo que no hizo”, y agregó que el caso no puede descontextualizarse de la política, ya que sino hubiera sido alcalde de Ponferrada no se hablaría del asunto.


En este sentido, desmintió que hace 20 años fuera un acosador sexual y se erigió como la víctima del sistema judicial que le condenó sin prueba alguna. “Soy inocente y no he cometido ningún delito”, recalcó.

Ismael Álvarez concedió hoy una entrevista en el programa ‘Cuestión de Prioridades’ de la 7 CyLTV. De este modo, rompió su silenció, tras la emisión en la plataforma ‘Netflix’ del documental ‘Nevenka’ en la que se reconstruye la historia de la primera vez que se juzgó en España a un político por acoso sexual y que está basado en el testimonio de la propia Nevenka Fernández. Fue el primer caso del fenómeno denominado ‘Me too’ sobre abusos sexuales de mujeres en España.


A las preguntas del periodista, José Luis Martín, sobre si debería de pedir perdón a la víctima, el ex alcalde aseguró con rotundidad que "no", y llegó a decir que “si se hubiera sentido un poquito culpable no le hubiera costado decirlo”. Estas palabras las dijo con titubeos y, después, machacó que la víctima relató en el juicio decenas de mentiras.


El exregidor precisó, además, que hubo una “relación consentida normal y que él se comportó extraordinariamente bien porque, incluso, le dio más competencias municipales”, por lo que el caso ‘Nevenka’ fue un “atraco contra su persona”.


El 18 de noviembre de 2003 la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ratificó la condena a Ismael Álvarez, alcalde del delito, por un delito de acoso sexual a la ex concejal de su mismo partido Nevenka Fernández. Además determinó que no incurrió en la conducta agravada de abuso de autoridad cuando cometió el delito de acoso sexual a la concejala, por lo que le redujo la pena de multa a 2.160 euros. El Supremo sí mantuvo la indemnización de 12.000 euros a la víctima acosada, que ya había impuesto el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.


“Nadie garantiza que todas las sentencias son justas, lo que se ve en ese documental, una vez más igual que en el juicio de Burgos, es un relato preparado de una persona sin pruebas de ningún tipo, que podía ser así o de otro modo”, afirmó, para agregar que este hecho en un Estado Democrático de Derecho debería de ser criticado.


Para enfatizar su inocencia el ex regidor de Ponferrada aludió a que un magistrado del Tribunal Supremo emitió un voto favorable hacia él, y agregó que “un juez” quiso condenarle, ya que no admitió a trámite las pruebas que llevó su abogado para “aclarar las mentiras” de la querellante.


En este aspecto, aludió a que el juez sabrá porqué no las admitió, y se atrevió a asegurar que antes de que dictará sentencia ya se rumoreaba por los pasillos del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León el fallo de la sentencia. “Ya dijeron antes de que comenzara el juicio que sería dos a uno”.

Apoyo social al condenado


Ismael Álvarez precisó, además, que dos décadas después y a pesar de la emisión del documental , la sociedad ponferradina le muestra todavía su apoyo, tras lo cual la 7TVCyL emitió varios testimonios de personas que reconocieron que, en aquel momento, “no estuvieron a la altura” con la víctima, ya que el alcalde fue mayoritariamente apoyado.


“Tengo el apoyo de Ponferrada porque aquí nos conocemos todos y vengo de una familia muy seria. Este documental no hacía falta porque ya cumplí una condena; acaté la sentencia; y dimití sin que me inhabilitaran”, puntualizó.


Asimismo, aseguró estar a favor de la lucha feminista, y agregó que condena “sin fisuras” el machismo, el acoso y defiende la igualdad de la mujer con hechos que “puede demostrar”. “Me pasó esto porque no encontré el juez adecuado que hiciera justicia de verdad”, volvió a reiterar para insistir que él respetó a Nevenka Fernández.


Asimismo, reconoció que si a día de hoy le hubiera juzgado otro juez que “tampoco hubiera admitido a trámite sus pruebas” hubiera entrado en prisión, debido a la “lucha de las mujeres” la cual, añadió, “comparte”.


30 pruebas


El ex edil precisó que él tiene 30 pruebas que demuestran su inocencia. Durante la entrevista, Álvarez llegó a increpar al periodista por como formuló sus preguntas sobre el caso y se mostró en una actitud defensiva con los brazos cruzados. “No voy a continuar en ese camino en el que usted se basa única y exclusivamente en la sentencia y yo le llevo 30 pruebas de las mentiras de Nevenka”, espetó , tras lo cual José Luis Martín le precisó que “no era necesario, pues los hechos ya fueron juzgados por el juez”.


Con respecto a que Nevenka se marchara fuera de España tras conocerse el fallo, el periodista le planteó que él, a pesar de haber cumplido su condena no fue penalizado social y políticamente. Ante esto, el condenado de acoso sexual se rio y le indicó que “no estaba de acuerdo con el enfoque de las preguntas”.

Tras ello, matizó que nadie echó a Nevenka Fernández de Ponferrada, que es una “ciudad hospitalaria”, y agregó que si se marchó, fue porque quiso y puede volver cuando quiera en el uso de sus libertad. “En Ponferrada nadie la echó y cabemos todos”, aclaró.


También tuvo tiempo para detallar “dos de las mentiras de Nevenka Fernández” con respecto al acoso sexual. Recordó que él estaba en una sesión de las Cortes en Valladolid y apareció la concejal con la disculpa de que tenía una reunión con un director general de la Junta, que no era cierta, y se reservó una habitación en el mismo hotel que él. “Dice que sufrió un acoso por mi parte, cuando las dos habitaciones contiguas estaban cerradas por dentro y los dos teníamos que estar de acuerdo para entrar de una habitación a otra. Allí no hubo nada de nada y diez días después fuimos a una boda y reservó una habitación para las dos en el mismo hotel en la época del supuesto acoso”.


Por último, ante la pregunta de si había empatizado con lo que había sufrido el padre de Nevenka, aludió a que su madre se quedó ciega y ha sufrido una persecución por un medio de comunicación. “¿Cuándo se acaba la condena en 20 años o en 100 años?. Mi mujer, mis hijos y mi madre !es igual que sufran!. Aquí sólo sufre el padre de Nevenka”, precisó para señalar que él era un ser humano, que condena “enérgicamente” el no respetar la libertad de las personas.


Para concluir, exigió al periodista que le tratara como un ser humano, ante lo cual José Luis Martín le precisó que él le había tratado con respeto. “He contado mi verdad y pido perdón a aquellos que haya ofendido”, concluyó la persona que gestionó el Ayuntamiento de Ponferrada a principios del siglo XXI.