Semana Santa de 1513, el vallisoletano Juan Ponce de León bautiza la península de Florida
Foto: Europa Press

Semana Santa de 1513, el vallisoletano Juan Ponce de León bautiza la península de Florida

|

Florida, el estado norteamericano conocido por sus playas, su clima cálido y soleado, su exuberante vegetación y sus zonas pantanosas con los temibles caimanes, debe su nombre a un vallisoletano, el explorador Juan Ponce de León, quien la bautizó con ese nombre durante la Semana Santa de 1513.


La abundante flora del lugar y la celebración de la Pascua Florida durante aquel viaje de exploración determinaron el nombre que Ponce de León le dio a lo que al principio se consideraba una isla, como las vecinas de Cuba, La Española o Puerto Rico.


Aunque sus costas occidentales ya fueron navegadas por los hermanos Pinzón, Américo Vespuccio o Juan Díaz de Solís, y las orientales por Juan Caboto, fue el vallisoletano Ponce de León, natural del municipio de Santervás de Campos, quien tomó posesión de estas tierras para la corona de Castilla.


Además, durante la expedición los españoles se toparon con un indio que les habló en su idioma, lo que permite sugerir que no fueron los primeros hispanos en pisar la península, si bien Juan Ponce de León fue el primer adelantado nombrado para la conquista de este nuevo territorio ultramarino.


Aunque a menudo se ha extendido el relato de que el santervaseño viajó a Florida para buscar la Fuente de la Eterna Juventud que referían algunos relatos indígenas, no existen evidencias de que fuera éste el motivo de la campaña exploradora ni el propio Ponce lo llegó a mencionar.


ENTRE CABO CAÑAVERAL Y JACKSONVILLE


El lugar exacto donde desembarcó podría ubicarse entre el actual Cabo Cañaveral, emplazamiento famoso por ser el lugar de lanzamiento de las misiones de la NASA, y la ciudad de Jacksonville, en el norte el estado.


Durante la exploración de la costa oriental de Florida, los hombres de Ponce navegaron hacia el sur, lo cual resultó extremadamente difícil por la corriente que empujaba los barcos hacia el norte, circunstancia que ayudaría a confirmar la existencia de la denominada corriente del Golfo, que ya Cristóbal Colón había observado en sus viajes y que marcaría la ruta idónea para el tornaviaje de las flotas a Europa.


Durante su expedición, los españoles sufrieron el ataque de varias tribus locales antes de abandonar la península --que ellos creían isla-- y dirigirse a Cuba. Ocho años más tarde, Ponce de León lideraría otra expedición a Florida, donde sufriría nuevas hostilidades de los nativos, los cuales llegarían a herirlo con una flecha que a la postre sería la responsable de su muerte.


Juan Ponce de León marcó el inicio de las exploraciones españolas en Florida que desembocarían en la fundación en 1565, por parte del asturiano Pedro Menéndez de Avilés, de San Agustín, la ciudad de origen europeo más antigua de los actuales Estados Unidos, los cuales le arrebataron el control de la península a España en 1819 para convertirla en el estado número 27 de la Unión en 1845.