Más de 80 años de cárcel para los 13 presuntos traficantes de la 'Monpirri' desarrollada en Valladolid, Tordesillas, Boecillo y Zaragoza

Más de 80 años de cárcel para los 13 presuntos traficantes de la 'Monpirri' desarrollada en Valladolid, Tordesillas, Boecillo y Zaragoza

|

La Fiscalía de Valladolid solicita un conjunto de penas que suman un total de ochenta años y medio de cárcel para trece personas que en el verano de 2020 fueron detenidas en el marco de la 'Operación Monpirri' contra el tráfico de drogas desarrollada en la capital, Tordesillas, Boecillo y Zaragoza.


A los encausados se les imputan un delito de contra la salud pública y, a mayores, a diez de ellos otro de pertenencia a grupo criminal, con penas que oscilan entre los diez años y medio para cinco de ellos, entre los que figuran los presuntos cabecillas en Valladolid y Zaragoza, los primos de origen colombiano Juan Camilo M.T. y Javier Andrés S.T, respectivamente, y los cuatro años, como condenas más benignas, que la Fiscalía vallisoletana solicita para otros tres de los procesados.


Por su parte, las multas pedidas oscilan entre los 60.000 euros para cinco de los acusados y los 30 para varios de ellos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.


La operación conjunta desarrollada por Policía Nacional y Guardia Civil denominada 'Monpirri' se saldó el 28 de julio de 2020 con la detención de los encausados--siete en Valladolid, dos en Tordesillas, uno en Boecillo y tres más en Zaragoza--y la incautación de dos kilos de speed y 1,5 de cocaína, así como la intervención de 11.400 euros, joyas, carabinas y pistolas.


Las investigaciones, que explotaron con la realización de cinco registros en Valladolid capital--calles Cardenal Torquemada, Paseo Ciudad de la Habana y Arco de Ladrillo--Zaragoza, Tordesillas y Boecillo, comenzaron en abril del pasado año cuando los investigadores determinaron la existencia de la organización y concretaron que las competencias de cada uno de los escalones de distribución estaban bien definidas y delimitadas.


Así, se observó que el proveedor de la sustancia estupefaciente en la ciudad de Valladolid y la provincia era uno de los detenidos en Zaragoza, el colombiano Javier Andrés S.T, quien convivía con los también colombianos Harold Iván V.M. y Miguel Ángel G.S. y suministraba la cocaína al presunto cabecilla detenido en la capital del Pisuerga, su primo Juan Camilo M.T.


Este último, según la acusación pública, ayudado por su pareja, Angie L.P, distribuía a su vez la mercancía a los componentes de escalones inferiores para su venta en esta provincia, entre los que figuran la pareja vecina de Tordesillas formada por Diego H.S. y Marirory T.M; el matrimonio vecino de Valladolid compuesto por Sergio N.C. y Liza R.S, así como el también residente en la capital Miguel Ángel L.L, quien a su vez, ayudado por José Luis R.V, surtía, supuestamente, al vecino de Boecillo David M.S. y compraba también mercancía a Miguel Antonio F.R.


UN VEHÍCULO PROVISTO DE UNA 'CALETA'


La organización desarticulada tenía su punto neurálgico en Valladolid, si bien los suministradores principales de la droga se encontraban puntualmente en Zaragoza, lugar en el que se ocupó el principal alijo.


Entre los residentes en Zaragoza, el fiscal del caso sostiene que Harold Iván V.M. y el cabecilla en la capital maña, Javier Andrés S.T, se trasladaron los días 28 de junio y 3 de julio del pasado año a Valladolid y Tordesillas para aprovisionar al resto de cocaína a bordo de un turismo al que el primero de ellos había practicado una 'caleta' o habitáculo para transportar la mercancía de forma más segura ante un posible registro policial.


Fue el 28 de julio del pasado año cuando se procedió a explotar la operación con la práctica de registros domiciliarios en los que se ocuparon 1.514,75 gramos de cocaína, 2.000 gramos de speed, 3.000 gramos de sustancia de corte, tres cogollos de marihuana, 11.395 euros, tres básculas, diversas joyas, cuatro carabinas de aire comprimido calibre 4,5, dos pistolas de aire comprimido calibre 4,5 y dos vehículos.