Guía interna de comunicación del Ejército de Tierra: no mentir nunca, profesionalidad y cuidado con las redes sociales

Guía interna de comunicación del Ejército de Tierra: no mentir nunca, profesionalidad y cuidado con las redes sociales

|

Decir siempre la verdad, mostrar seguridad y cercanía, cordialidad, profesionalidad o cuidado en el uso de las redes sociales. Estas son algunas de las claves que el Ejército de Tierra quiere potenciar en su relación con los medios de comunicación para hacer llegar su mensaje a los ciudadanos.


Se trata de un documento titulado 'Manual de la buena comunicación', al que ha tenido acceso Europa Press, que el Departamento de Comunicación del Ejército de Tierra ha elaborado y repartido a sus oficinas de toda España que tienen asignadas tareas de relación con la prensa.


"Si pierdo las bridas de la prensa, no aguantaré ni tres meses en el poder". Con esta cita atribuida a Napoleón Bonaparte, el Ejército de Tierra establece una serie de actuaciones para garantizar que su mensaje llegue a los ciudadanos con la mejor percepción posible.


En primer lugar, recuerda que el derecho a la información está recogido en la Constitución y acoge a los periodistas como "invitados" a su actividad. Pero a la vez, apunta los límites que establecen el derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen; además de, lo más determinante en el caso de las Fuerzas Armadas, los límites por razones de seguridad.


Para evitar caer en contradicciones o polémicas, el Ejército de Tierra recomienda a sus responsables de comunicación tener claro el mensaje que quieren transmitir sin entrar en especulaciones ni valoraciones de los hechos. Además, propone adaptar el lenguaje militar, en ocasiones plagado de siglas o términos especializados, a los usos coloquiales utilizados por la ciudadanía.


En cualquier caso, basa toda su estrategia en una máxima: decir siempre la verdad. "Si algo molesta a un periodista es que le mientan. Si lo hace y le descubre, perderá su confianza en el momento", asume la guía de comunicación. Por ello, ante algo que no se puede o se quiere desvelar, opta por guardar silencio antes que transmitir una idea que sea cierta.


Otro punto básico de la estrategia de comunicación es el de la imagen. "Durante su intervención usted es la imagen del Ejército de Tierra", avisa a los militares que se vayan a poner frente a los medios de comunicación. Para ello, recomienda cuidar el comportamiento, el lenguaje verbal y no verbal e incluso la perfección del uniforme.


Un aspecto espinoso es de las redes sociales, proclives a generar controversias. Por ello, avisa del peligro de los errores, que aunque se eliminen pueden rápidamente ser copiados y difundidos; y recomienda usar un lenguaje sencillo y directo. "Es muy difícil reflejar con éxito la ironía en el lenguaje escrito, es mejor que no lo intente", advierte.


En situaciones de crisis, el Ejército de Tierra marca de forma concisa los pilares sobre los que basar la comunicación. Entre las acciones recomendadas se encuentra la necesidad de decir la verdad, aunque a priori no les resulte favorable, transmitir solo datos confirmados, ser conciso, incidir en la difusión de los aspectos positivos, permanecer en calma y dar sensación de control de la situación o evitar la espectacularidad.


En cambio, insiste en que nunca se debe mentir --"es el peor pecado en la gestión de una crisis--, especular, exagerar o subestimar, contradecir la realidad, retener información, derrumbarse, eludir responsabilidades o dar exclusivas a algunos medios de comunicación concretos.