Estafan 4.000 euros y joyas a una anciana de Burgos con el timo del 'tocomocho'

Estafan 4.000 euros y joyas a una anciana de Burgos con el timo del 'tocomocho'

La mujer de 77 años fue abordada por los estafadores en la Avenida del Cid de la capital burgalesa
|

La Policía Nacional alerta de un nuevo caso de ‘tocomocho’ tras recibir una denuncia en la Comisaría Provincial de  Burgos. Se trata de uno de los timos más utilizados por los que los delincuentes especializados captan la atención de personas, sobre todo mayores, que pueden acabar convirtiéndose en víctimas de  estafa.


El pasado jueves una vecina de Burgos de 77 años fue abordada en la Avenida del Cid, por un varón con aspecto desaliñado, el cual le manifestó que tenía un problema de salud, y sorpresivamente le confió varios cupones. Unos  segundos más tarde apareció otro hombre que confirmó que los boletos estaban premiados con más de 100.000 euros.


La víctima, a la que ya habían convencido entre ambos para que aportara dinero en efectivo y joyas, subió con ellos a un vehículo, dirigiéndose al domicilio de la mujer, donde cogió su joyero con diversas joyas, para entregárselas a uno de los hombres.  


A continuación se dirigieron a una sucursal bancaria donde la mujer extrajo 4.000 euros en efectivo de su cuenta corriente que también entregó al dueño de los cupones.


La mujer, convencida de que el conductor del vehículo y ella obtendrían a cambio los boletos premiados, no dudó en ofrecerse a comprar un bocadillo para el primero de los hombres que fingía encontrarse mareado. Al regresar con la comida y no encontrar el coche estacionado en el lugar, se percató que había sido víctima de una estafa.


La Policía Nacional recuerda que en el denominado timo del ‘tocomocho’ el estafador suele abordar a personas mayores en lugares de tránsito manifestando tener billetes de lotería o cupones  premiados y que, por alguna causa, no puede o sabe cobrar. En ese momento aparece en escena otra persona, denominado ‘gancho’, que a través de una llamada ficticia verifica la autenticidad del premio. Seguidamente, adoptando en todo momento el papel de persona seria e instruida, convence a la víctima, para entregar ambos dinero y joyas al primero a cambio de los boletos premiados; después y una vez conseguido su propósito, abandonan a la persona estafada.