​El miércoles se reanuda la vacunación con AstraZeneca y se administrará hasta los 65 años de edad

​El miércoles se reanuda la vacunación con AstraZeneca y se administrará hasta los 65 años de edad

La mayor accesibilidad a dosis permitirá avanzar de una forma más eficiente en la inmunización completa de los grupos definidos en la estrategia nacional
|

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, de forma unánime, ratificó la reanudación del uso de la vacuna de AstraZeneca-Universidad de Oxford frente a la COVID-19, a partir del próximo miércoles, 24 de marzo. También en relación con el suero de AstraZeneca aprobó, a la luz de las últimas recomendaciones en ese sentido, ampliar su rango de aplicación hasta los 65 años, de manera que esté indicada a población entre 18 y esos 65 años.


Esta decisión, de forma más inmediata, conlleva la posibilidad de acelerar los datos de vacunación entre los grupos prioritarios definidos por su ámbito competencial laboral y que, al tratarse de personas mayores de 55 años, no tenían pautada la vacuna de AstraZeneca y que ahora sí podrán acceder a la misma.


Esta decisión supone el levantamiento de la suspensión cautelar, en aplicación del principio de precaución, de la inoculación con este suero tras la declaración de reacciones graves. La decisión se adoptó una vez que la Agencia Europea del Medicamento (E.M.A.) evaluara la seguridad de esta vacuna y descartara su vinculación con los casos clínicos adversos informados.


La propia E.M.A., al igual que la Organización Mundial de la Salud y otras instituciones y entidades científicas y sanitarias nacionales e internacionales insistieron en la seguridad y eficacia del fármaco frente a la COVID-19 y que sus beneficios son muy superiores a potenciales riesgos.


Estas recomendaciones son coincidentes con nuevos estudios técnicos recientes que indican una eficacia de la vacuna de AstraZeneca entorno al 80 por ciento para prevenir el COVID-19 sintomático y del 100 por ciento para evitar enfermedades graves y hospitalizaciones. 


Por ello y ante las evidencias y recomendaciones emanadas de las entidades técnicas y científicas, el Sistema Nacional de Salud recupera el uso de la vacuna de AstraZeneca-Universidad de Oxford en el marco de la Estrategia Nacional de Vacunación frente a la COVID-19. 


La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado Vicente, ya trasladó a los responsables territoriales del sistema público de salud castellano y leonés la necesidad de disponer lo preciso para retomar la vacunación este próximo miércoles.


La mayor accesibilidad a dosis, del tipo que sean, permitirá avanzar de una forma más eficiente en la inmunización completa de los grupos definidos en la estrategia nacional, por lo que la utilización de cualquiera de las vacunas disponibles y de otras pendientes de autorización, de acuerdo con las pautas que se establezcan en las correspondiente actualizaciones, garantizarán el acceso del mayor número de ciudadanos a las vacunas frente a la COVID-19 que les sean indicadas, según destacó la Consejería de Sanidad. 


Mensajes positivos
En este sentido, otro de los acuerdos adoptados hoy por los representantes sanitarios autonómicos y del Ministerio de Sanidad hacer referencia a la necesidad de reforzar los mensajes positivos en relación con la vacunación frente a la COVID-19. Al respecto, Sanidad destacó el “hito científico” que ha supuesto el desarrollo ya efectivo de varias vacunas seguras y eficaces con las que hacer frente a la pandemia y a sus consecuencias sanitarias, sociales, económicas y personales.


“Las vacunas funcionan y son una de las principales herramientas frente a las enfermedades transmisibles y evitan millones de muertes anuales; por eso, la valoración social de este recurso y el compromiso individual de las personas que tienen accesibilidad al misma no debe verse empañado ni comprometido por climas de opinión sin justificación científica o circunstancias excepcionales no contrastadas y magnificadas por la actualidad informativa”, destacó.


La vacunación, recordó la Consejería, es un bien social que, a través de la protección individual, favorece la salud colectiva, más en aún ante circunstancias como las actuales, en las que el nuevo SARS-CoV-2 ha provocado una disrupción en todos los órdenes, lo que se evidencia en los cientos de miles de personas fallecidas y contagiadas en todo el mundo.


Es por ello que la Consejería recordó la transcendencia de la vacuna y la necesidad de implicar a cualquier agente social en su defensa y valoración positiva, como recurso colectivo fundamental para el restablecimiento de la normalidad quebrada por la pandemia de la COVID-19 y vía de salud personal.