Diez colegios de pueblos de Castilla y León imparten excepcionalmente la ESO para evitar desplazamientos

Diez colegios de pueblos de Castilla y León imparten excepcionalmente la ESO para evitar desplazamientos

|

R. Travesí 

Diez colegios públicos de Educación Infantil y Primaria ubicados en pueblos de Castilla y León imparten, de manera excepcional, los cursos de Primero y Segundo de Secundaria, lo que evita que los alumnos de ESO se desplacen a diario en transporte escolar al instituto de la cabecera de comarca o a otro municipio más alejado. El objetivo de esta medida que defiende la Junta es favorecer la cercanía entre la localidad de origen del alumnado y el municipio en el que cursa sus estudios. 


En el presente curso 2020-2021 finaliza el periodo establecido por una orden de la Consejería de Educación para que estos centros puedan impartir estos cursos de la ESO, por lo que ahora han tenido de plazo hasta el 22 de marzo para continuar con estas enseñanzas durante cuatro cursos más, hasta el de 2024-2025.


La Junta de Castilla y León abrió una consulta pública previa a la elaboración de una orden de Educación que se modifica la Orden EDU/491/2012, de 27 de junio, por la que se concretan las medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito de los centros docentes no universitarios sostenidos con fondos públicos de la Comunidad.


En la actualidad, y según la información facilitada por la Consejería a la Agencia Ical, hay diez localidades de Castilla y León que tienen colegios con cursos de la ESO al no existir un instituto cercano en la comarca donde puedan desplazarse estos alumnos. Se reparten entre las provincias de Ávila (Madrigalde las Altas Torras), León (Toral de los Vados y Vega de Espinareda), Segovia (Cantimpalos), Soria (Berlanga de Duero), Valladolid (Carpio y Maryorga) y Zamora (Santibáñez de Vidriales y Tabara).


A ellos, se sumarían los Centros Rurales Agrupados (CRA) de Riaño, en León, y Riaza, en Segovia, que por las dificultades orográficas de la zona en el primer caso y por el número de alumnos en el segundo, cuentan con una sección de la ESO para impartir clases de Primer y Segundo de Secundaria. En estos casos, Riaño, con diez alumnos matriculados, depende del IES de Cistierna mientras que Riaza, con menos de 30 estudiantes, cuenta con personal del IES de Ayllón.


Por lo tanto, estos centros públicos de Infantil y Primaria cuentan con una sección de instituto, donde se imparte Primer y Segundo después de que hace veinte años el primer ciclo de escolarización obligatoria (alumnos entre 12 y 14 años) dejara los colegios para pasar a los IES.


Mínimo de ocho alumnos

La Junta marca algunas condiciones para que estos centros disfruten de esta excepcionalidad como la necesidad de contar con un mínimo de ocho alumnos para cada uno de los cursos de Secundaria, aunque no computará en ese número los estudiantes que necesiten utilizar transporte para acudir al colegio, si cuentan con un instituto a una distancia menor desde su localidad de residencia. También, se requiere que las familias del alumnado opten “expresamente” por esa vía en lugar de acudir al instituto, con carácter previo a su escolarización en los colegios.