Malestar de alcaldes con la Junta por no vacunar en los consultorios locales a mayores y dependendientes
Consultorio médico del Pedroso de la Armuña

Malestar de alcaldes con la Junta por no vacunar en los consultorios locales a mayores y dependendientes

Ediles socialistas de Salamanca, acompañados por el portavoz del PSOE en la Diputación, exigen una mejor planificación en el programa de vacunación y aprovechar los consultorios locales de las zonas rurales para administrar la vacuna a las personas mayores y dependientes en sus lugares de residencia
|

Alcaldes del PSOE, encabezados por el portavoz en la Diputación, Fernando Rubio y en nombre de todos los ediles socialistas de la provincia, insisten en exigir que todos los mayores de 80 años y personas con discapacidad, dependencia o dificultades de movilidad, sean vacunados en los consultorios locales de sus municipios o, cuando las circunstancias así lo requieran, en sus propios domicilios, tal y como se habían comprometido las autoridades sanitarias, y por escrito, en respuesta a una petición realizada en este sentido por el Grupo Socialista en la institución provincial.


Así se lo han transmitido al Delegado territorial da la Junta en Salamanca con el que algunos alcaldes del PSOE han mantenido una reunión, pedida por el Grupo Socialista en la Diputación de Salamanca, junto a otros representantes provinciales.


En este encuentro, en el que también estuvieron presentes la Gerente de Salud de Salamanca y el Gerente provincial de Atención Primaria, los regidores socialistas han informado a los gestores provinciales del sistema público de salud sobre las situaciones que se estaban produciendo en la provincia relacionadas con el programa de vacunación a colectivos vulnerables y que son “claramente rechazables y evitables” han dicho, tales como, “el desplazamiento obligado de personas mayores de 95 años con graves dificultades de movilidad a decenas de kilómetros de sus domicilios para que les sea administrada la vacuna”. Una circunstancia que se está repitiendo, han añadido, con otras personas con discapacidad superior al 95% y graves dificultades de movilidad, o con ciudadanos con un alto grado de dependencia.


Los alcaldes han comunicado de forma presencial su gran malestar por “la gran perturbación vital” que ha supuesto y está suponiendo estos desplazamientos para personas que ya de por si se mueven con gran lentitud y dificultad en su propio entorno, “a menudo o de forma habitual con ayuda de andadores, muletas o ayuda personal”, y que en algunos casos ha supuesto que hayan tenido que recorrer más de un centenar de kilómetros para poder vacunarse.


Estamos hablando, han explicado los ediles socialistas, de personas que, en muchos casos, “no salen de sus pueblos para nada por la dificultad que les supone  y a las que se les está sometiendo a horas de espera en un entorno ajeno, personas a quienes resulta complicado, e incluso doloroso, tanto acomodarse en un coche como el propio tiempo de trayecto”. En definitiva, “lo que los alcaldes estamos reclamando  para nuestros vecinos es evitar situaciones penosas a quienes menos deberían sufrirlas y actuar en favor de quienes más apoyo necesitan por parte de la administración”.


Los socialistas han mostrado también ante el representante de la Junta su malestar por otro tipo de situaciones que se están produciendo en este programa de vacunación y que, “también deberían evitarse”, como el que tengan que ser los ayuntamientos, con sus propios medios, “que ya de por sí son escasos”, los que tengan que trasladar a estos colectivos de personas vulnerables hasta el lugar donde se está centralizando la vacunación porque, en muchos casos, “no tienen familiares o allegados  que puedan ocuparse o encargarse de ese desplazamiento”.


De esta forma, son muchos los ayuntamientos que han tenido que contratar servicios de taxi, “que van y vienen en innumerables veces para cumplir con los protocolos de distancia de seguridad”, teniendo que asumir cuantiosos gastos que, además de elevados, no les corresponden y deberían ser asumidos por la administración sanitaria. A pesar de ello, han declarado los ediles del PSOE, y al margen de la organización de los desplazamientos, este hecho está provocando que “en algunas de las personas en esta situación esté cundiendo el desánimo hasta el punto de llegar a negarse al desplazamiento para recibir la vacuna”.


Los alcaldes han planteado en este sentido, “con un total convencimiento”, que todos estos problemas se solucionarían “utilizando los consultorios médicos locales para vacunar a estos colectivos”. Por ello han solicitado ante el delegado territorial de la Junta que use “sus recursos más valiosos en los diferentes territorios rurales como son los consultorios médicos locales”. Consideran los alcaldes socialistas, y así se lo han hecho saber a quienes tienen capacidad de decisión, “que con una adecuada planificación se puede vacunar a todos los vecinos de la provincia en sus propios lugares de residencia”  lo que redundaría, han apuntado, “en un mayor acercamiento de la administración a los vecinos que más lo necesitan, alejando la sensación de abandono que está cundiendo en el medio rural por las razones indicadas”.


En el cumplimiento de este objetivo, los alcaldes se han mostrado dispuestos a colaborar, y han recordado a los gestores sanitarios de la Junta en la provincia que “ellos mismos y sus ayuntamientos están disponibles para cualquier apoyo que pueda servir a las autoridades sanitarias con el fin común de lograr un sistema de vacunación justo y adecuado para todos”.


Para concluir, y ante la receptividad por parte de los gestores sanitarios para que estos objetivos se culminen y el compromiso asumido por la Junta se cumpla a la mayor brevedad, los representantes públicos del PSOE, entre los que se encontraban, además del portavoz en la Diputación, Luis Herrero, alcalde de Pereña de la Ribera, Ángel Miña, primer edil de Puerto de Béjar, y Ángel Tavera alcalde de Pedrosillo de los Aires, han conminado, por último, a que este compromiso incluya también la inoculación de la segunda dosis en los consultorios locales, o lugar de residencia, para todos aquellos que recibieron la primera en otras localidades.