Las medallas al mérito de la Protección Civil reconocen el valor de lo público, la entrega y la fortaleza en el año de la pandemia

Las medallas al mérito de la Protección Civil reconocen el valor de lo público, la entrega y la fortaleza en el año de la pandemia

Se ha reconocido el trabajo de periodistas, funcionarios, agentes, militares, voluntarios de la Once y un particular por salvar la vida a una niña recogen los galardones
|

La Delegación del Gobierno en Castilla y León ha entregado las Medallas al Mérito de la Protección Civil del año 2020, con las que se ha reconocido el trabajo de periodistas, funcionarios, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y las Fuerzas Armadas, el Servicio de Voluntariado de la ONCE en Castilla y León y la actuación heroica de un miembro de la sociedad civil, un vigilante de seguridad que cuando estaba de vacaciones salvó la vida a una niña de cinco años que se ahogaba.


El acto de entrega de estas medallas, correspondientes a un año marcado por la pandemia, ha estado presidido por el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, al que acompañaron el director general de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias (DGPCyE), Leonardo Marcos González, y el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez Villazán.


Las condecoraciones, en su mayoría, guardan estrecha relación con la COVID-19, y reconocen actuaciones de especial valor para la ciudadanía en la lucha contra la pandemia por parte de personas o entidades.


Las condecoraciones reconocen el trabajo de periodistas, funcionarios, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y las Fuerzas Armadas, el Servicio de Voluntariado de la ONCE en Castilla y León y la actuación heroica de un miembro de la sociedad civil.


Los condecorados representan el compromiso, la solidaridad y la entrega, y con los reconocimientos se ponen de relevancia actuaciones que han sido realizadas ante situaciones imprevisibles y de emergencia, que obviamente, en esta ocasión, no pueden ser ajenas al marco de la pandemia y que, en todo caso, representan a otras muchas que se han realizado a lo largo del año, han señalado fuentes de la Delegación.


Así, se ha condecorado al secretario general de la Delegación, Francisco Javier Pérez Blázquez, dado que durante los días más duros de la pandemia, ante la situación excepcional y la necesidad de material sanitario de protección, la Secretaría General de la Delegación coordinó con el resto de subdelegaciones el procedimiento a seguir en el supuesto de requisas de productos necesarios para la protección de la salud pública.


Como consecuencia de las actuaciones llevadas a cabo por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad el Estado, pudieron obtenerse cientos de miles de equipos de protección y otros productos sanitarios esenciales, entre los que destacan 59 equipos de emergencia respiratoria.


Dentro del marco de colaboración con las autoridades competentes de la Comunidad, el secretario general participó en la redacción de un Protocolo General de Actuación entre la Junta y la Delegación para la coordinación de actuaciones en aplicación de las medidas de prevención y control para hacer frente a la COVID-19.


LABOR DE LOS PERIODISTAS
Asimismo, se ha reconocido al Colegio Profesional de Periodistas de Castilla y León y a la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), ya que desde el inicio del estado de alarma en marzo del pasado año, los periodistas de Castilla y León "redoblaron" su trabajo, como sector declarado esencial durante la pandemia, a pesar del empeoramiento de sus condiciones y las dificultades que debieron afrontar en el día a día del desarrollo de su labor, ofreciendo a la ciudadanía información de calidad y contextualizada, acudiendo a fuentes oficiales y sanitarias, y colaborando en la detección de bulos y desinformación que proliferaron en redes sociales.


Por otro lado, se ha condecorado al Servicio de Voluntariado de la ONCE, un equipo de más de 90 voluntarios que ha estado durante la pandemia solucionando muchas necesidades que se han planteado por los más de 4.200 afiliados de la organización (todos ellos con problemas de visión en mayor o menor grado).


Asimismo, se ha reconocido a la guardia civil Ana Laura Tejero Carballera que, desde el inicio del estado de alarma, se ha implicado "de una manera total" en las visitas a las residencias de la tercera edad, su seguimiento vía telefónica, ocupándose de las vicisitudes, en muchos casos críticas, por las que estaban pasando las residencias.


Fruto de este trabajo, se contagió de COVID-19, lo que no fue causa de seguir desarrollando sus labores desde su casa, aun estado de baja médica. Consecuencia de ese contacto con las residencias, pudo detectar una estafa a la que estaban sometiendo a varias residencias de la provincia en la adquisición de mascarillas y EPI, materiales muy escasos al inicio de la pandemia y fruto de sus investigaciones se detuvo a una persona por presunto delito de estafa múltiple a nivel nacional e intervención de una importante cantidad de dinero.


Asimismo, se ha condecorado a los policías Olga María González Muñiz y Roberto García Barroso, quienes el 28 de abril de 2020 redujeron para su posterior traslado al hospital a un varón con problemas psiquiátricos que se había atrincherado en su domicilio y que, posteriormente e ingresado, dio positivo en COVID-19.


Por su parte, la cabo de la Unidad Militar de Emergencias Vanesa Blanco Mateos ha recibido la medalla por su "excelente" labor durante la Operación Balmis, realizando cometidos de desinfección y asesoramiento en las numerosas residencias de mayores a las que la UME ha atendido.


DEDICACIÓN Y PROFESIONALIDAD
La cabo Blanco ha dado muestras "de gran profesionalidad, dedicación y cercanía al sufrimiento de los residentes y trabajadores" y ha sido un referente para sus compañeros a la hora de asumir riesgos para mitigar los efectos adversos de la COVID-19 en los ciudadanos de Castilla y León, ha apuntado la Delegación.


Otro de los condecorados ha sido Jesús Ángel González Almendro, trabajador del Ministerio de Transportes, quien el 9 de enero, tras un leve incidente en el que la parte derecha de su camión se introdujo en la cuneta de un camino, el vehículo quedó inmovilizado con la cuchilla clavada en el pavimento. Al intentar bajar de la cabina del camión resbala y cae al suelo, fracturándose la cadera.


Por otro lado, en cuanto al personal civil, se ha reconocido a Miguel Ángel Gil de la Puente, un vigilante de seguridad de la Confederación Hidrográfica del Duero, que el 11 de julio de 2019 estaba de vacaciones en un hotel de Estepona, salvó a una niña de 5 años y nacionalidad francesa que se había despistado del cuidado de sus padres y se había ahogado en la piscina del hotel, por lo que le hizo la maniobra de reanimación RCP y le salvó la vida.


En su intervención al finalizar el acto de entrega, el delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, ha incidido en la intención de los reconocimientos de "poner en valor la labor que han desarrollado durante muchos meses aquellos servidores públicos que han hecho lo posible e imposible para mitigar la dureza de la pandemia".


Izquierdo ha destacado en estas medallas el valor de lo público, la entrega y la fortaleza de la sociedad civil, que ha demostrado templanza, paciencia y "ha dado una lección de entereza, solidaridad, respeto a las normas y reconocimiento a los servidores públicos".


Por su parte, en el mismo sentido, el director general de Protección Civil y Emergencias (DGPCyE), Leonardo Marcos, ha destacado que "en un año tan difícil como fue 2020" se tiene la obligación de poner de manifiesto "la profunda ola de solidaridad, de fortaleza", del conjunto de la sociedad española y la entrega y preparación de los profesionales, los voluntarios y cuantos participan en la protección civil. "Porque la protección civil somos todos, no sólo las administraciones, sino también los ciudadanos", ha añadido.