Burgos instala 12 nuevos radares para gestionar el tráfico en tiempo real

Burgos instala 12 nuevos radares para gestionar el tráfico en tiempo real

El Ayuntamiento permite sensibilizar a conductores y analizar el comportamiento para aumentar la seguridad
|

El Ayuntamiento de Burgos incorpora una solución para mejorar la seguridad vial en el municipio, específicamente en las zonas sensibles. Se trata de una red de doce radares preventivos que, además de “sensibilizar a los conductores sobre la velocidad a la que transitan, tienen la particularidad de estar conectados con una plataforma web que permite la vigilancia del tráfico en tiempo real, la recogida de datos y el análisis del comportamiento, todo ello a distancia y desde cualquier dispositivo. 


El sistema ha sido desarrollado por la firma Lacroix City bajo en nombre ‘Metis 3002 Connect’ y está funcionando “con éxito” en muchas ciudades europeas, tal y como apuntan desde el Ayuntamiento
La instalación se enmarca en la apuesta del consistorio por mejorar la movilidad y la seguridad vial en el municipio. Entre las medidas adoptadas, está la reciente limitación de circulación a 30 kilómetros por hora en todas las vías de la ciudad, que solo disponen de un carril por sentido, que afecta a un millar de calles. Los radares preventivos vienen a reforzar esta medida, promoviendo la concienciación de los conductores y facilitando adquirir el nuevo hábito. 


“Recientemente se ha aprobado una ordenanza de movilidad, donde se apuesta por una movilidad más amable, segura, sostenible; se ha actuado peatonalmente con áreas de uso restringido, se han incorporado medidas de fomento de la bici… Para el calmado de tráfico se están utilizando radares pedagógicos, que tienen una influencia eficaz y directa en la seguridad porque alertan al conductor, y le persuaden para que respete la velocidad marcada. Y por otra parte los datos reales que aportan estos elementos nos sirven para que podamos tomar medidas correctoras”, afirma el concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Burgos, Adolfo Diez Lara.


La función principal de estos radares es pedagógica, para fomentar la deceleración en zonas sensibles o peligrosas. Informan de la velocidad de paso real y lanza un mensaje complementario de refuerzo. También de medición y análisis con el objetivo de conseguir un tráfico más calmado, menos denso, y mayor seguridad. Registra el número de vehículos, diferencia entre vehículos y sentidos de circulación y genera informes y estadísticas de forma automatizada, lo que permite proponer soluciones técnicas basadas en datos reales. 


La principal novedad es que al estar conectados con la plataforma web, se convierten en una herramienta de gestión eficaz y muy completa para la vigilancia y la toma de decisiones en tiempo real. Es un sistema que se puede manejar íntegramente a distancia, desde cualquier dispositivo -ordenador, smartphone, tablet…- y sin instalación de ningún software, de forma fácil e intuitiva, concentrándose en el objetivo de mejora. 


Esta solución acompaña la estrategia que ya se están adoptando en el Ayuntamiento para lograr una movilidad más segura y sostenible. Según el Concejal de Tráfico del Ayuntamiento: “Las medidas a futuro pasan por una movilidad conectada, con elementos como estos radares de tipo pedagógico y otros que se puedan instalar, para poder tratar los datos en tiempo real y tomar acciones de forma inmediata, favoreciendo, la seguridad, la eficiencia energética…tan relevantes hoy en día”.


Para el director general de Lacroix City, Bernard Canoen, este proyecto en la ciudad de Burgos es un “ejemplo” de lo que piden las administraciones, “que las acompañemos con soluciones innovadoras para sus nuevos retos de movilidad sostenible, conectada y segura.”


Adelantándose al futuro
En la plataforma web Metis 3002 Connect están geolocalizados todos los radares, que se pueden visualizar y gestionar. Se pueden configurar con los mensajes y señales a emitir, establecer umbrales y programar alertas vía correo electrónico o SMS cuando se sobrepasen los umbrales establecidos. Incluso se puede segmentar la ciudad por zonas para administrarlas por separado.


En la plataforma se puede ver en tiempo real el comportamiento de los vehículos en los puntos donde están instalados los radares. Por ejemplo, se puede saber la velocidad media y la máxima a la que se está circulando; la distribución del tráfico entre vehículos pesados y ligeros; y según el sentido de la marcha, y también recibir alarmas previamente configuradas, lo que posibilita tomar medidas.


Con el análisis de los datos que se recogen, se puede tener una visión detallada de la situación del tráfico en estos puntos. Los datos se pueden filtrar por criterios y presentar a través de gráficos para generar informes detallados, comunicar los resultados y realizar dosieres técnicos que den soporte a medidas específicas. De esta forma se pueden adoptar las decisiones idóneas, en el momento y a medio o largo plazo. El sistema funciona ininterrumpidamente 24 horas al día y los 7 días a la semana, y cuenta también con el soporte técnico del equipo de Lacroix City para garantizar la continua operatividad. 


Calidad y fiabilidad europea
Están fabricados en aluminio con perfil curvado de triple borde y realizan la detección por radar doppler, con medición muy precisa y a distancia óptima. Son visibles de día y de noche, y disponen de un mensaje alerta con señal de peligro alternando con la velocidad. Además, tienen un banner de información complementaria con LED con texto programable y escalable según los umbrales de velocidad. Son radares fáciles de montar, con posibilidad de utilizar varios tipos de soportes -fijos y móviles- y con un asa de transporte integrada. Están fabricados en Europa según norma UNE-EN-12899-1, y desde 2011 hay más de 4.000 unidades instaladas por Lacroix City.