Caja Rural de Salamanca obtiene un resultado neto de 3,9 millones en 2020

Caja Rural de Salamanca obtiene un resultado neto de 3,9 millones en 2020

Los depósitos de la clientela han superado por primera vez en la historia de la entidad la cifra de los 1.000 millones de euros
|

Caja Rural de Salamanca ha registrado un resultado neto de 3,89 millones de euros al cierre de 2020, un 20,90 por ciento menos respecto al ejercicio anterior, tras efectuar una provisión extraordinaria de 1,5 millones de euros con el objeto de "cubrir el potencial impacto económico de la pandemia".


Respecto al volumen de negocio, que incluye tanto inversión crediticia, como depósitos de la clientela y recursos de terceros captados fuera de balance, la entidad ha alcanzado los 1.881 millones de euros, un 7,02 por ciento más respecto a 2019.


En la información de la cooperativa remitida a Europa Press, recoge también que el activo total ha ascendido a 1.166 millones de euros, un importe que refleja un incremento del 11,15 por ciento sobre la cifra de balance del ejercicio anterior.


Los depósitos de la clientela han superado por primera vez en la historia de la entidad la cifra de los 1.000 millones de euros, que suponen un incremento del 12,25 por ciento, y que confirman, según sus palabras, "la confianza que los clientes tienen depositada en la caja".


En cuanto al crédito a la clientela, ha alcanzado los 557 millones de euros, al crecer un 1,41 por ciento respecto al ejercicio anterior, "principalmente como consecuencia del aumento del crédito a empresas y pymes".


También se ha adherido a las líneas de financiación promovidas por la Administración y a la aplicación de las moratorias crediticias que han permitido "dar un respiro a los agentes económicos y aliviar las mermas de su capacidad de pago", ha apuntado.


En el marco de las líneas ICO, ha concedido 557 operaciones de financiación, por un total que ha superado los 43 millones de euros, dentro de una línea que continúa abierta hasta junio de 2021.


Por otra parte, Caja Rural de Salamanca ha reducido los gastos de explotación, lo cual se ha traducido en incremento del margen de explotación del 4,13 por ciento al alcanzar una cifra cercana a los seis millones de euros.


"FORTALEZA FINANCIERA"


Para la cooperativa de crédito salmantina, su "fortaleza financiera" se sustenta en una ratio de solvencia que alcanza el 25,50 por ciento, superior en 2,16 puntos porcentuales a la del ejercicio anterior y "muy por encima de las exigencias regulatorias".


Esta mejora en la solvencia "está en consonancia con otras cifras como las ratios de apalancamiento" (el 8,49 por ciento) y de liquidez (LCR - Liquidity Coverage Ratio del 849,45 por ciento), "todo lo cual refuerza la entidad ante los impactos de la crisis económica actual y los retos y desafíos que habrá que afrontar en la posterior recuperación", ha continuado.


En concreto, Caja Rural de Salamanca ha cerrado sus cifras del 2020 con un margen de intermediación que se ha elevado hasta los 13,44 millones de euros, inferior en un dos por ciento a la misma cifra del ejercicio anterior.


Esta disminución, tal y como ha explicado, "se debe a la caída de los tipos de interés durante el pasado año", pues en diciembre de 2019, el Euribor, tipo de referencia oficial, se encontraba en el -0,26 por ciento y "un año más tarde, este índice había caído 24 puntos básicos".


PRODUCTOS Y MARGEN ORDINARIO


Caja Rural de Salamanca ha reorientado parte de su negocio mediante la ampliación de su cartera de productos, "ofertando aquellos fuera de balance más atractivos y adecuados a su clientela y acrecentando los servicios financieros ofrecidos a socios y clientes".


De esta forma, tal y como ha continuado, "ha conseguido equilibrar el margen ordinario", cifra que recoge tanto las comisiones cobradas como las pagadas junto con otros resultados financieros, con el obtenido en el ejercicio anterior. Dicho margen se sitúa en 2020 en 21,20 millones de euros.


RESULTADO BRUTO y FUTURO


El resultado bruto de 2020 ha alcanzado la cifra de 4,89 millones de euros del cual, al detraer el impuesto sobre el beneficio y la correspondiente dotación al Fondo de Dotación y Promoción, se obtiene un beneficio neto de 3,89 millones de euros, "cantidad que supone una disminución del 21 por ciento respecto a 2019".


La morosidad de la entidad, 2,47 por ciento, "sigue siendo una de las más bajas del sistema financiera español", que "contrasta con la media del sector, que fue del 4,56 por ciento (noviembre 2020)". La ratio de cobertura de los saldos considerados como dudosos se sitúa en el 80,83 por ciento, "superior en casi cuatro puntos porcentuales al año anterior", ha aseverado.


"Esto va a permitir a la Entidad financiera a continuar con su política de lucha contra la exclusión financiera y revertir parte de estos beneficios en el territorio donde está implantada a través de su Fondo de Educación y Promoción, mediante acciones dirigidas a ayudar a colectivos desfavorecidos, a fomentar el cooperativismo, el deporte base, la educación y la cultura", ha concluido.