Los empresarios de Salamanca piden una desescalada provincial, mayor flexibilización y la apertura de los sectores "al límite"

Los empresarios de Salamanca piden una desescalada provincial, mayor flexibilización y la apertura de los sectores "al límite"

|

La Confederación de Empresarios de Salamanca (CES) ha reclamado una desescalada provincial "ante los mensajes confusos y contradictorios" de la Junta de Castilla y León sobre el levantamiento de las medidas restrictivas a partir del próximo lunes 8 de marzo, puesto que “la economía de cada provincia no puede estar condicionada a lo que ocurre a nivel sanitario en el resto de la Comunidad, dado que estamos ante grandes diferencias en las tasas de contagio y de ocupación de UCIs”, como aseguran en un comunicado. 


Por otro lado, la patronal salmantina de empresarios rechaza de forma tajante “la actitud y las decisiones desacertadas” de la Administración regional, “que se empeña repetidamente en no anunciar con la suficiente antelación los nuevos criterios y baremos que contempla, así como las previsiones que maneja, de cara a la reapertura de los sectores que aún permanecen cerrados o tienen muy limitada su actividad”, tal y como indican. 


El presidente de CES, José Vicente Martín Galeano, critica “que así los empresarios y autónomos no pueden trabajar. No pueden hacer ningún tipo de planificación porque no saben a qué atenerse en cada momento. Tenemos muy cerca la Semana Santa y ni siquiera tenemos ya criterios comunes y claros. Estamos indignados y con toda la razón”.


La organización intersectorial empresarial insiste en que cada semana de restricciones tendrá tal impacto económico que “ahora más que nunca es necesario y obligatorio adoptar medidas contundentes y coordinadas para apoyar a un tejido empresarial que presenta grandes debilidades a consecuencia de esta pandemia. Estamos siendo testigos de una brusca recesión económica, hay que frenar esta sangría empresarial y los políticos no están sabiendo estar a la altura de las circunstancias. Tanto es así que les hemos pedido ayudas directas que compensen a los negocios que se han visto forzados a cerrar o a limitar su actividad, y su respuesta ha sido cuanto menos desproporcionada a las necesidades reales”.


Por todo ello y, "ante los continuos cambios de criterios, la sensación de improvisación y el desconcierto de los empresarios", CES pide a la Junta de Castilla y León un marco de actuación "claro y estable que dé seguridad y confianza y que permita iniciar un proceso de desescalada responsable, ordenado y adecuado por parte de todos".


La patronal exige con contundencia a la Administración autonómica la reapertura de los negocios aún cerrados y mayor flexibilización en los que tienen restringida parte de su actividad “porque están llegando ya al límite. Sin ingresos muchas empresas no pueden afrontar sus pagos durante esta crisis del coronavirus: ni a proveedores, ni de impuestos, ni las cuotas de sus créditos ni los salarios de sus empleados”. “Ya está bien de criminalizar a algunos sectores y de que los empresarios y autónomos sean siempre los que tienen que pagar los platos rotos”, subraya.


Desde CES se defiende que la salud pública "es lo primero". “Por supuesto que las vidas de las personas están por encima de todo, pero también hay que salvar la economía, si no la gente va a pasar hambre y de esto también se muere”. En este contexto, CES reitera que “la colaboración público-privada es más necesaria que nunca. Es imprescindible que la comunicación sea fluida y bidireccional. Nosotros aportamos una visión muy real de las necesidades de las empresas y autónomos, de la situación económica que están atravesando y de las medidas necesarias para afrontar este proceso de reconstrucción. Queremos que se nos escuche y que los políticos actúen en consecuencia”, según remiten en una nota a los medios.