Condenados a indemnizar al dueño de un pub de Segovia tras darle una paliza por reclamarles el pago de la consumición

Condenados a indemnizar al dueño de un pub de Segovia tras darle una paliza por reclamarles el pago de la consumición

|

La Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ratificó la condena impuesta por la Audiencia de Segovia a dos hombres por dar una paliza al dueño de pub de la capital que les reclamó el pago de la consumición. La sentencia es el 24 de julio de 2020, tras el juicio en el que quedó probado los hechos ocurridos en la madrugada del 18 de marzo de 2018, en la discoteca Theatre, en la Plaza de la Rubia.


El TSJCyL desestima el recurso de apelación interpuesto por uno de los acusados contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Segovia, Sección 1ª de fecha 24 de julio de 2020, y confirma la sentencia que le condena como autor de un delito de lesiones ya definido, concurriendo la gravante de reincidencia, a la pena de 21 meses de prisión, “prohibición de comunicar por cualquier medio con de la y de acceder al pub Cannavan’s y a la discoteca Theatre durante cuatro años, pago de mitad de costas y a que indemnice la lesionado en la cantidad de 2.500 euros”.


Además, condena al otro acusado como autor de un delito de lesiones agravadas, concurriendo la eximente incompleta de intoxicación por el consumo de bebidas alcohólicas a la pena de dos años de prisión, “prohibición de comunicar por cualquier medio con de la y de acceder al pub Cannavan’s y a la discoteca Theatre durante cuatro años, y a que indemnice al lesionado en la cantidad de 13.170 euros, con expresa imposición de las costas del recurso a los apelantes, incluidas las de la acusación particular”.


El auto recuerda que contra esta sentencia cabe recurso de casación por infracción de ley y por quebrantamiento de forma, que podrán prepararse en esta misma Sala dentro de los cinco días siguientes al de su última notificación, para su interposición ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo.


El propietario del local fue avisado, cerca de hora de cierre, por un camarero al no haber abonado los dos acusados su consumiciones como clientes. Cuando se acercó a ellos para reclamar el pago recibió un fuerte puñetazo en la cara y después varias patadas en el abdomen. La víctima fue trasladada al Hospital de Segovia donde se le tuvo que operar de rotura del bazo, que le fue extirpado.