Se cumple un año de los primeros positivos confirmados en Castilla y León, que suma ya 210.770 casos de COVID-19

Se cumple un año de los primeros positivos confirmados en Castilla y León, que suma ya 210.770 casos de COVID-19

En estos 366 días la Junta estima que se han producido 10.203 muertes relacionadas con el virus, 6.490 de ellas con positivo
|

Este sábado, 27 de febrero, se cumple un año de la notificación de los dos primeros positivos por COVID-19 en Castilla y León, en las provincias de Segovia y Valladolid. Desde entonces, se han sumado en la comunidad un total de 210.770 casos de coronavirus, además de 6.490 fallecidos con positivo confirmado en los hospitales y las residencias de mayores y personas con discapacidad, y un total de 10.203 si se tiene en cuenta las víctimas con síntomas compatibles.


En la tarde del 27 de febrero de 2020, cuando en España ya se habían notificado 17 casos de coronavirus con positivo confirmado y tras varias jornadas en las que se había informado de aislamiento de personas o grupos por casos sospechosos, la directora general de Salud Pública, Carmen Pacheco ofrecía una rueda de prensa para informar del primer caso confirmado en Castilla y León.


Se trataba de un joven italiano que cursaba estudios universitarios en Segovia y que había ingresado el día anterior en el Hospital General, y durante la rueda de prensa se confirmaba el segundo caso positivo en la Comunidad. Se trataba de un ingeniero de 28 años originario de Irán que se encontraba de visita de trabajo en una empresa del Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid).


El virus con toda probabilidad ya circulaba por el país desde unas semanas antes, pues unos días después se conoció que un hombre fallecido a mediados de febrero en un hospital de Valencia había dado positivo por COVID-19.


Pero hace un año la situación en aquellos días siguientes al 27 de febrero fue sumando un goteo continuo de nuevos positivos, aunque las cifras eran reducidas y una semana después, el 6 de marzo, en Castilla y León se registraba un total de 14 casos de COVID-19 confirmados.


Sin embargo, ya el 13 de marzo la cifra había ascendido hasta 169 positivos en toda la Comunidad y además se confirmaban los dos primeros fallecimientos a causa del coronavirus en Castilla y León. Se trataba de un varón de Salamanca y de una mujer de Miranda de Ebro (Burgos).


Esa semana, la del 9 de marzo, el Gobierno regional había comenzado a tomar medidas restrictivas y había anunciado la suspensión de las actividades lectivas en lugares con mayor incidencia del virus, como la localidad mirandesa, en lo que sería la antesala a la declaración del estado de alarma que llegaría el sábado 14 de marzo, con el inicio de más de once meses ya de medidas restrictivas en todo el país.


Desde aquel 27 de febrero de 2020 se han notificado, a fecha de este viernes, día 26 de febrero de 2021, 210.770 positivos por COVID-19.


A lo largo de este año de pandemia en Castilla y León, los fallecimientos con coronavirus confirmado ascienden a 5.346 en los hospitales y otros 1.144 en las residencias de mayores. La Junta, en su portal de Datos Abiertos, ofrece una estadística denominada 'mortalidad COVID' en la que computa esos 6.490 fallecimientos, además de los de pacientes con síntomas compatibles y de otras personas que fallecieron en sus domicilios, lo que arroja un total de 10.203 decesos hasta este 26 de febrero.


En las peores semanas de la primera ola de la pandemia, en los meses de marzo y abril, se notificaron 20.312 positivos, una cifra que representa menos del 10 por ciento del total. A primeros de noviembre, cuando comenzaba a remitir la segunda ola, la cifra de casos era ya de 127.890, y desde entonces, con el pico de la tercera ola ya superado, se han sumado 82.880 más.


MÁXIMO DE POSITIVOS, EL 1 DE FEBRERO
De hecho, el mayor cifra de positivos notificada en 24 horas no ha llegado hasta el 23 de enero, con 3.184 casos.


El motivo de esta diferencia puede ser que en las primeras semanas, hasta finales de abril, la cantidad de pruebas diagnósticas PCR, las más precisas para diagnosticar la enfermedad, que se podían realizar era muy limitada. En esos primeros días de la pandemia apenas se hacían 1.000 pruebas PCR por jornada, cuando en enero se han llegado a realizar cerca de 10.000 en 24 horas, además de los de antígenos que se comenzaron a generalizar a partir de octubre de 2020.


En la web Datadista.com han estimado que mientras en la primera ola se detectaba en España uno de cada diez casos de coronavirus, en la segunda ola se ha desvelado hasta seis de cada diez, proporción que presumiblemente habrá aumentado en la tercera ola.


Se deduce también al observar las cifras de personas ingresadas y fallecidos, ya que los peores datos en estos registros corresponden todavía a la primera ola, y hablando solo de casos con COVID-19 confirmado, pues en aquellas primeras semanas se estima que se produjo un gran número de fallecimientos de personas a las que no se pudo diagnosticar.


EL PEOR MOMENTO, A PRIMEROS DE ABRIL
De hecho, entre marzo y abril, en menos de dos meses, fallecieron en los hospitales y residencias asistenciales 2.788 personas con COVID-19 confirmado, un 43 por ciento de la cifra que se contabiliza hasta este 26 de febrero. Además se debe sumar al menos otras 1.008 víctimas que perdieron la vida en los centros residenciales con síntomas compatibles con la enfermedad.


En cuanto a la ocupación hospitalaria, alcanzó su nivel máximo a primeros de abril, con 2.358 pacientes en las plantas y 353 en unidades de críticos el 2 de abril. En la segunda ola las cifras máximas se quedaron lejos, pero en la tercera sí que se han aproximado, con 2.096 y 324, respectivamente, el día 1 de febrero.