Denuncian 110 vacunaciones saltándose el orden de priorización en el Hospital de Salamanca

Denuncian 110 vacunaciones saltándose el orden de priorización en el Hospital de Salamanca

El Sindicato Médico CES denuncia el descontrol en la vacunación en Castilla y León. En la tarde de ayer 11 de febrero se administraron 110 vacunas saltándose el orden de priorización por la falta de mecanismos control y previsión
|

El Sindicato Médico de Castilla y León ( CESM) enviaba una nota de prensa a los medios de comunicación en la que denunciaba la falta de instrucciones claras, de mecanismos de previsión y control, y "el absoluto desbarajuste" en que se ha convertido todo el proceso de vacunación.


Informa que hay áreas de salud completas donde se ha finalizado la vacunación de administrativos de las Gerencias y de los centros de salud, limpiadoras y hasta estudiantes (como las áreas de Atención Primaria de Valladolid y Salamanca), que no son personal de riesgo según la estrategia de vacunación del Ministerio, mientras especialistas de todos los hospitales de Castilla y León siguen sin haber recibido ninguna dosis.


Exigía a SACYL "instrucciones claras, gestión eficiente, información de los procedimientos y que se gestione con precisión un bien que es escaso y que es necesario priorizar para que de el mayor beneficio a la sociedad".


"Pero está claro que no son capaces" porque ayer por la tarde tuvo lugar un episodio en el Hospital de Salamanca que "nos muestra cuál es su capacidad de gestión y que nos da la medida de porque somos la Comunidad donde mayor porcentaje de casos hay, y donde hay menos profesionales sanitarios vacunados".
Ayer descongelaron vacunas de Moderna para administrar a las personas que estaban en los listados correspondientes. Se pusieron a vacunar, sin controlar cuantas vacunas había y, a las 20:30, se dieron cuenta que sobraban 110 dosis que había que administrar y ya no tenían nadie en el listado, con lo que esas vacunas se iban a perder.


"Como ya hemos denunciado previamente, no hay mecanismos de previsión, no hay listados de incidencias por si se puede poner alguna vacuna de más, y se utiliza este mecanismo para actuar de forma discrecional.
Aunque este episodio resulte difícil de entender en una situación en la que se debería gestionar con precisión y no con desinterés, lo que hicieron los “gestores” del desaguisado no fue llamar a los que se debían vacunar al día siguiente, o a otro grupo según prioridad de orden, sino a los primeros que localizaron porque estaban en el hospital, y a los que ellos quisieron porque no hubo ningún mecanismo de control, ni ningún listado alternativo", denuncian desde CESM.

La información sobre "este chusco episodio" ya está en todos los hospitales y ha hecho mayor el malestar por el evidente descontrol y discrecionalidad con el que se está desarrollando todo este procedimiento.
La mayoría de las Comunidades Autónomas tienen vacunados a todos los profesionales sanitarios y es impresentable que en nuestra Comunidad se haya vacunado personal administrativo de todos los centros de salud y de Gerencias de Atención Primaria y Especializada, cuando un porcentaje muy alto de todos los médicos especialistas (por encima del 75% de todos los hospitales de Castilla y León) sigue sin vacunar.
CESM exige que los responsables tomen ejemplo de los que gobiernan otras comunidades, de todos los signos políticos, que han vacunado de forma completa a todos sus profesionales sanitarios, mientras aquí se utilizaban dosis para vacunar administrativos de gerencias y limpiadoras de atención primaria que no tienen ningún contacto con los pacientes.