Recordando al diestro Raúl Alonso

Recordando al diestro Raúl Alonso

|

Nacido en la vallisoletana Siete Iglesias de Trabancos hace 46 años, Raúl Alonso no se ha desligado del toreo. Y mientras llegan tiempos mejores se gana la vida con los caballos, y a la vez disfruta de ellos. Su otra pasión.


La suya fue una alternativa de lujo, era una promesa de su apoderado de entonces, el gran Simón Caminero, y la cumplió. Ocurrió en la feria de Valladolid en 2007 con El Juli de padrino y Talavante de testigo. Los toros fueron de Núñez del Cuvillo. Raúl cortó una oreja al que cerraba plaza.


Lo visitamos junto a nuestra gráfica Natalia Calvo y Alberto, su esposo, en las instalaciones que posee en su localidad natal. Por la mañana -nos dice Raúl- trabajo en la yeguada “Solitel”-pura raza española-, en Villárdiga, (Zamora) y por las tardes me refugio aquí con mis caballos.


Esa tarde entrenaba junto a su sobrina y montó a uno de sus potros. La tarde fue lluviosa, fría y ventosa, por ello nos ofreció hacer la grabación para Grana y Oro en una estancia donde la lumbre nos reconfortó. Sobre el toreo nos dijo Raúl: Yo no me he quitado de esto, entreno todos los días como si fuera a torear mañana. Es cierto que hace tiempo que no toreo en público, pero nunca perdí la ilusión y siempre dispuesto a vestirme de luces cuando llegue la ocasión.


Ahora, nos dijo el diestro de Siete Iglesias, me llaman muchos ganaderos para hacer tentaderos. Estoy haciendo mucho campo.


 Su eterno mozo de espadas, (Juan Carlos Vergel) lo confirma enviándonos dos fotos con sendos lances capoteros. Santos, no vea usted cómo anda Raúl. Está en un momento excelente, nos decía el fiel Vergel. Esa plática me recordaba al bueno de Manolo Lobato, otro incondicional de Raúl que siempre estuvo a su lado; así como María Jesús Pérez, esposa de Simón.


Raúl nos recordó su excelente tarde de feria en Valladolid dónde sorprendió a propios y extraños en su debut. Luego repetiría al año siguiente en San Pedro Regalado. También nos habló de su debut en Las Ventas, donde dio una vuelta al ruedo.


Fuimos testigos de aquella tarde y la posterior velada nocturna, donde el irrepetible Rafael de Paula, amigo de Simón Caminero, se unió a una deliciosa tertulia que acabó a las tantas de la madrugada en el torerísimo hotel Wellintong. Hablamos del 2005. Tiempos ha…


GALERÍA DE IMÁGENES (Natalia Calvo)