El pleno municipal

El pleno municipal

|

Después de dos viernes sin escribir por razones obvias, y tras reiterar mi agradecimiento a mi familia, a los sanitarios y a cuantos me han hecho llegar su apoyo, me encuentro con fuerzas para volver a la arena política.

                       

Creo que dediqué mi última columna a expresar lo que pienso respecto de ese colectivo que como “asesores” trufan los distintos niveles de la administración y lamentablemente los distintos partidos políticos, bien es verdad que más en unos que en otros. Tenía por entonces la intención de escribir una nueva columna al respecto hablando de retribuciones y sistema de elección de estos asesores e incluso escribí un nuevo “aló, presidente”, pero mi ingreso en el hospital truncó mis proyectos.

                      

Hoy, desde mi confinamiento domiciliario, trataré de exponer mi opinión sobre el pleno municipal del pasado martes, porque por fin puedo proclamar que en nuestro ayuntamiento ha reaparecido la oposición. El pleno, tedioso y largo por el sistema utilizado, tuvo, en mi opinión un contenido francamente interesante.

                     

Cinco mociones, que pudieran haberse reducido a cuatro, si se hubiera organizado un debate conjunto de las dos primeras por la similitud de su contenido.

                    

Como es habitual, el portavoz de Vox hizo una enérgica defensa de su propuesta de actuación municipal en relación con el Covid 19, que con matices yo hubiera votado sin reservas.

                    

A continuación, el portavoz de Cs, sin duda el más brillante portavoz municipal del momento, defendió una moción de contenido similar, por lo que un acuerdo previo entre los dos grupos hubiera facilitado su aprobación. Como en el caso anterior, también la hubiera votado.

                   

Desaparecida aquella comisión de reconstrucción municipal, ¿No sería el momento de localizar un “Mario Draghi” pactado entre todos los grupos y ponerle al frente del Consejo Social de la Ciudad y darle autonomía para hacer propuestas sensatas? Por cierto, esta propuesta sería válida para un órgano similar a nivel regional...

                   

Seguidamente el gobierno municipal presentó una moción conjunta respecto de las pensiones. Además de no ser un tema municipal, sino de interés nacional, se prestó a la más rancia demagogia, pero que lo que busca es el voto de los pensionistas presentes y futuros, en lo que ni sus mayores del gobierno social comunista de España son capaces de ponerse de acuerdo.

                  

A unos y a otros, también a quienes me leen o me escuchan, les recomiendo que busquen en la Cope la espléndida entrevista que Carlos Herrera realizó el miércoles a las 9 al ministro de la cosa, que a lo que parece es el único en el Gobierno que sabe de qué va el tema. También aquí, de acuerdo con el ministro. Por cierto, muy oportuno el comentario de Javier García Bartolomé sobre la desafortunada enmienda popular de la brecha de género en el tema de las pensiones.

                

Y esta vez, el PP acertó de lleno con su moción respecto de la ineficiencia de Aquavall en la gestión del ciclo del agua. Los datos aportados por Pilar Del Olmo fueron irrebatibles y puso una vez más en evidencia que lo de la municipalización del agua fue un tema puramente ideológico, y que María Sánchez se ha sentado sobre la mentira demagógica desde que entró en el gobierno tripartito. Pero los datos, o por mejor decir, los no datos, demuestran todo el montaje ideológico del tema. La intervención de la portavoz popular fue apoyada por Vox y Cs, como corresponde a una oposición sensata. Algún día habrá que volver al tema...

               

La última moción, presentada también por el Grupo Popular, planteaba la necesidad de reorganizar la policía municipal. Cuando llegamos al gobierno municipal en 1.995, pusimos en marcha una policía de barrio, absolutamente novedosa hasta el punto de que policías de distintos Ayuntamientos españoles y extranjeros mostraron su interés por el modelo y desplazaron agentes a Valladolid, e incluso yo mismo fui invitado a exponerlo en Paris en la asamblea de alcaldes franceses. Después, aquellos que se manifestaron cuando lo iniciamos en la comisaría de las Delicias, reclamaban su implantación en toda la ciudad, y así nacieron las comisarías de la Rubia, Santa Clara y Parquesol, la sala conjunta con la Policía Nacional, la primera unidad de atención a las víctimas de la violencia machista, constituida por policías voluntarios, y un sin fin de modificaciones en el funcionamiento de la Policía Municipal. Por supuesto, esto no es incompatible, sino todo lo contrario, con una adecuación al actual modelo de ciudad. También aquí acertó el portavoz de Vox al señalar al ponente popular que la misión de la policía municipal no es visitar a los mayores que viven solos, pues esto debe ser misión de los trabajadores sociales municipales. La moción es un buen punto de partida, pero hay que trabajarla.

                  

Por cierto, ¿Alguien recuerda quien fue el alcalde machista que nombró jefe de la Policía Municipal de una capital de provincia a una mujer? Y creo que sigue siendo la única.

                

En el capítulo de preguntas volvieron a coincidir Vox y el PP respecto al reiterado incumplimiento por parte del equipo de gobierno de la normativa que regula los concursos y la falta de transparencia de muchos de estos procedimientos. Dime de qué presumes...

                    

En el capítulo de ruegos volvieron a coincidir el PP y Vox en el manido tema de las vacaciones del alcalde, algo que podían haberse ahorrado pues bastaba con leer las declaraciones del empresario amigo, del propietario del yate donde confirman en pagó la fiesta, y las del propio alcalde donde se niega a dar explicaciones.

             

Finalmente, Cs se interesó por el lamentable estado de los “jardines volantes” de la marquesina de la plaza de España, y otros ecológicos inventos de la concejala de medio ambiente, como el esperpento de la calle de Santa Maria, denunciado por los vecinos por perforar las fachadas sin autorización de los propietarios, o el cartelito de la Plaza de Zorrilla que informa a los viandantes de qué están en Valladolid. Para la próxima, lo mismo alguien pregunta por los colorines de las calles del casco histórico.


Hasta el viernes que viene


PD. No quisiera terminar sin dedicar un cariñoso recuerdo al presidente del PP, todavía ingresado en el hospital y desearle una rápida y total recuperación. ¡Ánimo Jesús Julio, que de esta se sale!