El teletrabajo cae un 44,7% en Castilla y León desde el final de la 'primera ola'

El teletrabajo cae un 44,7% en Castilla y León desde el final de la 'primera ola'

66.200 ocupados teletrabajan de manera habitual, es decir, más de la mitad de los días que trabajan, lo hacen desde sus domicilios
|

El número de profesionales que teletrabaja en Castilla y León ha caído un 44,7 por ciento desde el final de la 'primera ola', según un estudio de la empresa de recursos humanos Randstad sobre la evolución del número de profesionales que desempeñan su labor desde sus domicilios. Para ello, ha estudiado datos procedentes del Instituto Nacional de Estadística (INE) tanto de los anteriores años como de los tres últimos trimestres de 2020.


Así, en Castilla y León, 66.200 ocupados teletrabajan de manera habitual, es decir, más de la mitad de los días que trabajan, lo hacen desde sus domicilios. Desde el segundo trimestre, momento en el que más profesionales trabajaban desde sus casas de toda la década (119.700), este volumen se ha reducido en un 44,7 por ciento, un descenso 8,5 puntos porcentuales más acusado que la media nacional (-36,2 por ciento).


Esto significa que, desde el final de la primera ola, 53.500 profesionales han dejado de teletrabajar de manera habitual en Castilla y León. Actualmente, el volumen de profesionales que trabajan en remoto en la comunidad supone el 3,4 por ciento del total del país.


En lo que se refiere a tasa de teletrabajo, que el 6,8 por ciento del total de ocupados de Castilla y León trabaja habitualmente desde sus casas, un porcentaje 3,1 puntos porcentuales inferior a la tasa nacional, situada en el 9,9 por ciento.


EN ESPAÑA TELETRABAJAN 1,9 MILLONES DE PROFESIONALES
En el conjunto del país, Randstad revela que 1.923.800 profesionales teletrabajan más de la mitad de los días que trabajan, un volumen que se ha reducido un 36,2 por ciento desde el segundo trimestre. Desde entonces, 1.091.400 profesionales han dejado de teletrabajar.


Esta cifra supone que, del total de 19,3 millones de ocupados que hay en España, el 9,9 por ciento trabaja habitualmente desde sus casas. Este indicador se ha ido reduciendo durante este año, ya que en el segundo trimestre se situó en el 16,2 por ciento y en los tres meses siguientes retrocedió hasta el 10,3 por ciento, lo que supone una caída interanual de 6,3 décimas.


"GRANDES DIFERENCIAS REGIONALES"
Asimismo, este estudio revela "grandes diferencias" regionales en lo que a tasa de teletrabajo habitual se refiere. Randstad destaca que la Comunidad de Madrid, donde el 18,9 por ciento de los ocupados trabajan desde sus casas más de la mitad de los días, y Catalunya, donde lo hacen el 14,3 por ciento, son las comunidades donde mayor peso tienen estos trabajadores. Junto a Baleares, donde teletrabajan el 10 por ciento de los profesionales, son las tres únicas autonomías por encima de la media nacional (9,9 por ciento).


Con porcentajes más moderados se encuentran Asturias (9,7 por ciento), Andalucía (7,1 por ciento), Aragón, Castilla-La Mancha (ambas con el 6,9 por ciento), Castilla y León (6,8 por ciento), Galicia (6,5 por ciento), la Comunitat Valenciana (6,4 por ciento), la Región de Murcia (6,2 por ciento) y Canarias (6,1 por ciento).


Cierran la lista, por debajo del 6 por ciento de trabajadores en remoto, Cantabria (5,5 por ciento), Euskadi, La Rioja (las dos con 5,4 por ciento), Extremadura y Navarra (ambas con 5,1 por ciento).


Los mayores volúmenes de ocupados que trabajan desde sus casas de manera habitual, se registran en la Comunidad de Madrid (579.000), Catalunya (476.200), Andalucía (220.000), la Comunitat Valenciana (129.700) y Galicia (70.300). La suma de estas cinco comunidades supone el 76,7 por ciento del total del país.


Por otra parte, Catalunya (-20,2 por ciento), la Comunidad de Madrid (-26,2 por ciento) y Baleares (-29,9 por ciento), son las regiones donde menos se ha reducido el número de ocupados que suelen teletrabajar con respecto al segundo trimestre de 2020, seguidas por Canarias (-35,9 por ciento), también con descensos menos pronunciados que la media nacional (-36,2 por ciento).


A continuación se encuentran Asturias (-37 por ciento), Castilla-La Mancha (-39,1 por ciento), la Región de Murcia (-39,8 por ciento), Andalucía (-43,1 por ciento), Castilla y León (-44,7 por ciento), Aragón (-45,1 por ciento) y La Rioja (-48,6 por ciento).


Las caídas más acusadas en el volumen de teletrabajadores tuvieron lugar en Galicia (-51,5 por ciento), Cantabria (-52,4 por ciento), Euskadi (-55,7 por ciento), la Comunitat Valenciana (-56,2 por ciento), Extremadura (-57,4 por ciento) y Navarra (-58,5 por ciento).