Estar sano no libra a nadie de llegar a la UCI: la tercera ola arrastra a más varones, jóvenes y sin enfermedades previas a cuidados intensivos

Estar sano no libra a nadie de llegar a la UCI: la tercera ola arrastra a más varones, jóvenes y sin enfermedades previas a cuidados intensivos

|

La situación en las UCI de Castilla y León es "extraordinariamente preocupante". El 85% de los pacientes actualmente están intubados y sometidos a ventilación mecánica. Una cifra realmente alta que pone de manifiesto la gravedad de los pacientes afectados por coronavirus, como ha explicado el coordinador de las UCIS en Castilla y León, Jesús Blanco Varela.


Los varones tienen tres veces más posibilidades de ingreso hospitalario que las mujeres, en concreto, tres cuartas partes son varones y con un perfil más jóven que en otras olas. Blanco Varela ha insistido en que “nadie está libre de enfermar gravemente". No es necesario estar enfermo previamente y ser mayor para acabar en una UCI y someterse a terapias "extraordinariamente agresivas”, y ha subrayado la importancia de adherirse a las normas marcadas por las autoridades sanitarias.


En estos momentos, en las unidades de críticos de Castilla y León hay 320 pacientes, entre ellos de 20 años de edad, algo que no se había visto en la primera ola, con una media de edad de 64,8 años y una distribución de los pacientes de menor edad que es la siguiente: 4 pacientes menores de 40 años; 15 entre 40 y 49, y 60 entre 50 y 59 años. Más de la mitad de los pacientes de UCI no tienen enfermedades previas asociadas, por ello, estar sano no libra a nadie de llegar a cuidados intensivos.


En cuanto a la mortalidad, el 25-30% de los pacientes fallece en la UCI por esta enfermedad. Según ha expuesto el doctor Blanco Varela, la mortalidad es más baja que en olas anteriores, probablemente debido a la mejor organización del sistema sanitario en todos los aspectos y los “pequeños avances” en el tratamiento.


La previsión de presión asistencial para las dos próximas semanas es que se alcance una situación que ponga en “tensión extrema” a los hospitales, llegando a llenar las UCI, aunque ha manifestado que hay todavía “margen de maniobra razonable” antes de llegar a colapsar.


Ante la situación hospitalaria, la Junta de Castilla y León también ha avanzado que se prevé evaluar el traslado de pacientes a otras comunidades si fuera necesario.