La plaza de Alemania tendrá piedras conmemorativas en recuerdo de los 23 zamoranos víctimas del nazismo

La plaza de Alemania tendrá piedras conmemorativas en recuerdo de los 23 zamoranos víctimas del nazismo

Así se ha aprobado en el Pleno celebrado hoy, con el apoyo de todos los grupos municipales
|

El Pleno municipal celebrado hoy telemáticamente, que comenzó con dos minutos de silencio por la mujer muerta durante el último mes en España víctima de violencia de género, ha aprobado hoy la instalación de placas memoriales ‘Stolpersteine’, en recuerdo y desagravio de los 23 zamoranos víctimas del nazismo. Las placas, consistentes en pequeños adoquines incrustados en el suelo, se instalarán en la plaza de Alemania.

La ciudad de Zamora se sumará así a la iniciativa de la Fundación ‘Stolpersteine’ sobre la instalación de placas memoriales que recuerdan a las víctimas del nazionalsocialismo, en desagravio de los zamoranos deportados a los campos nazis entre 1941 y 1945.


Las placas memoriales ‘Stolpersteine’ son pequeños bloques de cemento en forma cúbica de 10 cm de lado, en los que una de sus caras está cubierta por una fina lámina de latón donde se graba una inscripción que recuerde a las víctimas de los nazis, deportadas a los campos de concentración. La iniciativa fue propuesta por el artista alemán Gunter Demnig en 1996 y desde entonces se ha extendido a multitud de ciudades europeas, como homenaje y recuerdo a todas las personas que sufrieron el nazismo. ‘Stolpersteine’ es una palabra compuesta alemana difícil traducción al español que viene a significar "piedra/adoquín que te hace tropezar", aunque se instalan empotradas en el pavimento en zonas peatonales de forma que no sobresalgan en absoluto de la superficie del suelo. La idea el artista creador es que sea un "tropiezo emocional cuando te encuentres ante una de estas piedras y leas su texto, al darte cuenta de que en ese lugar hubo una víctima, habitualmente anónima".


En nuestra provincia fueron 23 los zamoranos que fueron deportados a los distintos campos de concentración según el Libro Memorial, editado por el Ministerio de Cultura en 2006 y la documentación aportada por Eduardo Martín y el Foro de la Memoria Histórica de Zamora. El lugar de la ciudad en el que propone colocarse estos adoquines es la Plaza de Alemania, precisamente para, con este gesto simbólico, borrar, sin olvidar, el origen de este nombramiento el 11 de enero de 1937 y rescatar el nombre de la Plaza en consideración de la actual Alemania democrática. Las primeras placas que se instalen serán colocadas personalmente por el propio Gunter Demnig, como muestra del reconocimiento a la ciudad que se incorpora a este proyecto.


El objetivo es el de desagraviar a los republicanos zamoranos deportados a los campos nazis y a sus familias, así como concienciar a las generaciones actuales y futuras par que estos hechos no se olviden ni se puedan volver a repetir.