Cruz Roja en Valladolid protege con todo su calor a las personas sin hogar ante el frío y la lluvia

Cruz Roja en Valladolid protege con todo su calor a las personas sin hogar ante el frío y la lluvia

|

La situación del sinhogarismo es la expresión más grave de la exclusión residencial en la que puede encontrarse una persona. A través de este Programa de Atención a Personas Sin Hogar, Cruz Roja trata de detectar estas situaciones y dar atención directa e inmediata a las personas que están en situación de calle.

La bajada de las temperaturas y la lluvia vienen a agravar considerablemente la situación en la que viven las personas sin hogar. Esto ha llevado a Cruz Roja a reforzar los dispositivos de Atención a Personas sin Hogar con los que cuenta en 36 provincias y 16 Comunidades Autónomas. En los distintos ámbitos territoriales, Cruz Roja está colaborando con las administraciones y el resto de ONG y recursos que conforman la red de atención de personas sin hogar.


Estos dispositivos incluyen a las Unidades de Emergencia Social –UES- (en total, 59 unidades de calle, en 32 provincias), Alojamientos, Centros de Estancia y el Servicio de Acogida y Acompañamiento Social (Atención en oficinas de Cruz Roja y otros puntos fijos de atención). En Castilla y León estos dispositivos cuentan con la subvención de la Junta de Castilla y León - Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades y que está financiado con cargo a la asignación tributaria del 0,7% del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para la realización de programas de interés general.


En Valladolid, con la llegada del frío, Cruz Roja ha adaptado y reforzado las salidas y recursos del programa de ‘Atención a Personas sin Hogar’. La UES está conformada por equipos que integran distintas disciplinas como el trabajo social, la psicología, etc. La clave es ofrecer a las personas sin hogar un servicio de proximidad que garantice una respuesta rápida 'in situ', acompañando frente a situaciones de emergencia social, actuando como puente entre la calle y la red de atención.


Café, bebidas calientes, comida, productos de abrigo (mantas, sacos de dormir, guantes, gorros, calcetines…), materiales de aseo e higiene y escucha, mucha escucha. Estas son pautas que siguen los integrantes de las Unidades de Emergencia Social en sus labores de apoyo a las personas que viven en la calle, en número creciente.


A través de estas intervenciones, Cruz Roja Española ha atendido durante estos meses de pandemia a 16.500 personas, más de 360 en Valladolid. Para ello es fundamental la labor de más de 2.500 personas voluntarias, una quincena en nuestra ciudad.