Una enfermera burgalesa, entre las 100 mejores del mundo
Azucena Santillán. Fotografía: ICAL

Una enfermera burgalesa, entre las 100 mejores del mundo

|

N.M.J / ICAL




La enfermera burgalesa, Azucena Santillán finalizó este difícil 2020 con una gran alegría, tras conocer que había sido reconocida por la organización Women in Global Health como una de las 100 mejores del mundo. Esta organización, fundada en 2015, puso así en valor el trabajo de esta profesional sanitaria, que desde hace diez años elabora también el blog 'Ebevidencia', un sitio dedicado a promulgar los cuidados basados en evidencias.


"Para mí este reconocimiento es un broche de oro a diez años de trabajo", señala a Ical sobre cómo recibió la noticia del premio, aunque admite que cuando leyó el correo que le informaba de este logro dudó de su "veracidad". "No me lo esperaba, y sinceramente, pensaba incluso que era una estafa". Sin embargo, una vez comprobó en la página web de la organización que este reconocimiento era real, se llevó una "enorme alegría", especialmente porque supone la valoración de un "proyecto personal".


Santillán, que trabaja actualmente en el Hospital Universitario de Burgos (HUBU), cuenta que en ningún momento presentó su candidatura a los premios, y sospecha que los postulados llegaron desde Latinoamérica, donde su blog tiene una gran éxito. Desde Women in Global Health ponen en valor su capacidad divulgativa enseñando a la sociedad alrededor del mundo que "las enfermeras son también científicas".


El cuidado basado en la evidencia científica


'Evebidencia' es un proyecto personal que surgió hace diez años, cuando Azucena decidió crear contenido para aquellas enfermeras que tal vez no tenían "contenidos asequibles" en español, para poder desarrollar unos cuidados basados en evidencias científicas. "No en todos los países tienen acceso a tanta documentación e información en recursos gratuitos como aquí en España". El blog goza de una gran popularidad, siendo incluso una de las "webs más referenciadas y visitadas", que acumula más de 2.000 visitas diarias.  


"Particularmente para mí ha sido una carrera de fondo", señala, porque para llevar a cabo este proyecto es necesario buscar la información y "hacerla entendible", con un lenguaje asequible debido a la complejidad de la metería. "Me ha supuesto un aprendizaje continuo. Cuando aprendes a contar algo para que se entienda, es cuando tú realmente lo tienes interiorizado. Personalmente he notado esa evolución en mí misma, me ha hecho avanzar muchísimo", subraya.


De hecho, opina que esta disciplina que imparte en su blog ha sido un "gran reto" durante la pandemia del coronavirus, porque al principio el conocimiento científico era "muy limitado", tanto de la propia enfermedad, la forma de transmitirse o el tratamiento para combatirlo. "La comunidad científica se puso a trabajar de una manera vertiginosa y las publicaciones científicas proliferaron, y pasamos de cero a muchísimas en pocos días", y fue en ese momento cuando sucedió justo lo contrario al inicio de la pandemia, "había demasiada información".  


Por ello, se hizo necesario llevar a cabo una "lectura crítica de la evidencia", es decir, "saber qué es aplicable y qué no, qué recomendaciones hay que tomar y cómo contextualizarlas", añade. "Se puso de manifiesto que no solo hace falta investigar, sino consumir esa investigación y favorecer que implemente en el día a día. Si queremos buenos resultados en salud, tenemos que basar nuestras decisiones en datos". Asimismo opina que la llegada de la pandemia ha permitido "valorar y ampliar la mirada" sobre esta disciplina.


2020, Año Internacional de la Enfermería


Este reconocimiento llegó también durante la celebración del Año Internacional de la Enfermería, en un año marcado por la pandemia del COVID-19 y durante el cual los profesionales sanitarios, entre ellos las enfermeras, han jugado un papel fundamental. Azucena Santillán reconoce que en un primer momento su trabajo fue muy valorado, especialmente cuando la gente salía cada tarde a aplaudir a los sanitarios, sin embargo considera que para que ese reconocimiento social sea "eficaz", tendría que "traducirse en otro tipo de apoyo", más orientado hacia el "ámbito gestor o político".  


En este punto hace referencia al elevado grado de eventualidad o las cargas de trabajo. "Cuando valoras algo, no como necesario, sino ya como imprescindible, lo tienes que cuidar", asevera, recordando que cada es "más difícil" encontrar enfermeras.  


Confianza en la ciencia


Azucena Santillán recuerda con tristeza los primeros meses de la pandemia, especialmente el miedo, la incertidumbre y la "percepción de amenaza", no solo por ella sino también por su familia. Sin embargo señala que estos meses se han ido superando "poco a poco" y con "resiliencia pura", tratando de ayudar en todo lo que se podía.


Por ello, con esperanza en la vacuna, pide a la ciudadanía que "confíen en la ciencia", porque gracias a ella se ha "evolucionado" y logrado salir de pandemias y situaciones catastróficas. "La ciencia evoluciona y es flexible, entonces le pediría a la población que sean flexibles también ellos con la ciencia y los científicos. Solamente saldremos adelante si todos cuidamos de todos", añade, recordando también la importancia de la sanidad pública, a la que define como "la gran arma para luchar contra la pandemia".