Seis denuncias en un pueblo burgalés por el 'robo' de la app de WhatsApp

Seis denuncias en un pueblo burgalés por el 'robo' de la app de WhatsApp

La Policía Nacional alerta sobre esta práctica cuyo objetivo es utilizar la identidad hurtada en ilícitos penales
|

La Comisaría Local de Aranda de Duero (Burgos) recibió hasta seis denuncias por un robo de WhatsApp de sus móviles desde primeros de año, según informaron hoy fuentes de la Subdelegación del Gobierno. Las víctimas denuncian haber recibido en sus teléfonos un whatsApp de contactos conocidos en el que les informa de que por error han enviado un SMS a sus teléfonos móviles con un código y que necesitan urgentemente que se les reenvíe dicho código.


Dado que se trata de contactos conocidos, las víctimas lo reenvían, quedando inmediatamente la aplicación anulada en el móvil. Los denunciantes contactan telefónicamente con los contactos que ellos creen que les han enviado los whatsApps y estos aseguran no haber enviado ningún mensaje, según describieron.


Es más, aclaran estos últimos que les ha pasado lo mismo y que sus contactos han recibido ese mismo mensaje. Quienes reenvían el código reciben llamadas desde un número de Reino Unido y a quienes la contestan se les pide dinero para recuperar su cuenta en esta aplicación. Es necesario indicar que la aplicación de mensajería WhatsApp solamente se puede instalar en un dispositivo móvil. Se descarga la app, se instala en el smartphone y para completar la instalación, se solicita un código de verificación por medio en un mensaje de texto (SMS).


Partiendo de lo anterior y para llevar a cabo esta operación, el modus operandi de los delincuentes comienza con el proceso de instalación de la referida aplicación en otro smartphone hasta llegar al último paso que es la verificación vía SMS. En ese momento como necesitan el código que llega al teléfono de la víctima, se lo reclaman enviándole un mensaje (haciéndose pasar por un contacto de la víctima que previamente ha sufrido el robo de su cuenta de WhatsApp, o en nombre de cualquier empresa e incluso de la propia empresa de WhatsApp).


El perjudicado, que confía plenamente en el solicitante, facilita ese código, que es el último paso que necesita el delincuente para completar la instalación en su smartphone, dejando a la víctima sin acceso a WhatsApp, ya que desde ese momento queda instalado en otro dispositivo. Con la cuenta de la víctima ya robada, el delincuente activa la verificación en dos pasos en la cuenta del perjudicado que previamente se encontraba sin activar.


El robo de identidades digitales no es algo nuevo. Desde hace años se lleva produciendo este tipo de hechos, seguido de posteriores extorsiones, estafas, usurpaciones de identidad o delitos de descubrimiento y revelación de secretos. En el caso de robo de WhatsApp, la víctima debe solicitar la recuperación inmediata de su cuenta en la misma aplicación, si el delincuente no ha activado la verificación en dos pasos, será inmediata y, en caso contrario, deberá esperar el plazo de siete días donde recibirá un SMS, instalará la aplicación y para su seguridad, deberá activar la verificación en dos pasos, según precisaron las citadas fuentes.