Francisco Tejedor y Noelia Alonso, los primeros zamoranos en recibir la vacuna contra la COVID

Francisco Tejedor y Noelia Alonso, los primeros zamoranos en recibir la vacuna contra la COVID

|

La Junta de Castilla y León ha iniciado esta mañana en la provincia de Zamora la campaña de vacunación frente a la COVID-19, siendo el punto elegido para este comienzo de esta actividad preventiva frente a la pandemia la Residencia de Persona Mayores ‘Los Tres Árboles’, de titularidad autonómica.


GALERÍA DE IMÁGENES


A lo largo de esta jornada la previsión es que sean vacunados 119 residentes y 104 trabajadores del centro, personas que se encuentran integradas en el primer grupo prioritario establecido por la Estrategia de vacunación de Castilla y León, en consonancia con lo indicado para el conjunto del Sistema Nacional de Salud.


El primer residente que ha sido vacunado por el personal de Enfermería que componía el equipo de vacunación COVID-19 que se ha traslado a ‘Los Tres Árboles’ ha sido Francisco Tejedor Esteban, de 76 años; por su parte, Noelia Alonso Lozano ha sido la primera de las profesionales de esta residencia en recibir la dosis inicial de las dos previstas para la inmunización frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2.


Vacuna zamora 3



La provincia de Zamora recibía ayer, como parte del primer envío semanal de dosis vacunales, 2.925 unidades con las que hacer frente a la planificación prevista; en total serán 26.325 las vacunas que llegarán en la primera fase de la campaña, hasta el 15 de marzo, para vacunar a los grupos prioritarios previstos.

El primero de estos grupos lo componen, como ya se ha comentado, residentes y personal sanitario y socio sanitario en residencias de personas mayores y con discapacidad; posteriormente se atenderá al personal sanitario de primera línea; a otro personal sanitario y socio sanitario; y grandes dependientes no institucionalizados.


Vacuna

La vacuna que se va a distribuir en esta primera fase es la desarrollada por los laboratorios de Pfizer/BioNTech y posee ciertas peculiaridades en cuanto a su conservación, que hace que su utilización sea más compleja que otras. Es una vacuna basada en el denominado ARN mensajero, que debe conservarse a muy bajas temperaturas (entre 70 y 80 grados bajo cero), viniendo en viales multi dosis, de cinco dosis cada uno de ellos, organizadas en bandejas de 195 viales, que equivalen a 975 dosis de vacuna.


Es necesaria, por ello, una compleja organización, planificación y logística que permita aprovechar el máximo de unidades con la mínima pérdida en la cadena de frío o el transporte de dosis.


Son dos las dosis requeridas para completar su efectividad, existiendo un plazo entre la primera y la segunda dosis de veintiún días, completándose la inmunización una semana más tarde de la segunda inoculación.


La vacuna ha obtenido la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) tras haber superado los análisis de calidad y seguridad, habiendo sido testada en más de 44.000 voluntarios de dieciséis o más años en su fase III, siendo las reacciones adversas observadas más frecuentemente la fatiga (62,9 %), cefalea (55,1 %), dolores musculares (38,3 %), escalofríos (31,9 %) y fiebre (14,2 %), efectos similares a los de la vacuna de la gripe y que remiten con medidas sencillas o medicación habitual.