La nieve crea nuevos problemas en las carreteras de Castilla y León
FOTO: ICAL

La nieve crea nuevos problemas en las carreteras de Castilla y León

|

La nieve obliga a estas horas a utilizar cadenas o neumáticos de invierno, además de estar prohibida la circulación de camiones y autobuses en tres puntos de la red principal de la provincia de León, en dos puntos de la red principal de la provincia de León, además de cortar cuatro carreteras de la secundaria en las provincias de Burgos y León, según la información recogida por la Agencia Ical de la Dirección General de Tráfico (DGT). 


Hay nivel rojo en la N-621 en el Puerto de San Glorio, a la altura de Oseja de Sajambre, y en la N-625 en el Puerto del Pontón, en Riaño, ambos en la provincia de León, mientras que están intransitables tramos burgaleses de la CL-629 en Bocos y BU-572 en Río Lunada así como los leoneses de la LE-126 a la altura de La Baña y la LE-321 en Redipuertas, además de la DSA-191 en El Travieso, en Salamanca, que es una vía que permanece cortada de forma permanente por el invierno. 


Además, la DGT exige el uso de cadenas e impide el paso de camiones por las vías secundarias de León como la LE-333, en Puebla de Lillo; LE-331, en Puebla de Lillo; la LE-233, en Besande; la LE-215, en Boca de Húergano; la LE-142, en Santa Colomba de Somoza y la CL-635, en Burón. En la provincia de Burgos, las vías secundarias donde son necesarias las cadenas son la BU-570, en Estacas de Trueba y en la BU-571, en Río de la Sía. En igual situación está el acceso a La Covatilla, en la DSA-180, en la provincia de Salamanca, por el hielo acumulado en la calzada.