Confirmada la condena para dos mujeres tras hurtar ropa en El Corte Inglés y Bershka y esconderla en cochecitos de bebé

Confirmada la condena para dos mujeres tras hurtar ropa en El Corte Inglés y Bershka y esconderla en cochecitos de bebé

|

La Audiencia de Valladolid ha confirmado la condena de dos mujeres, una de ellas de quince meses de prisión y la otra de 18 meses, por un delito continuado de hurto de distintas prendas cometido el 1 de marzo de 2018 en El Corte Inglés y Bershka, en los que actuaron provistas de cochecitos de bebé donde ocultaron la mercancía sustraída.


Aunque por estos hechos fueron condenadas junto a una tercera mujer, tan sólo dos de ellas recurrieron el fallo del Juzgado de lo Penal número 2, que incluía la obligación de indemnizar, de forma conjunta y solidaria, a El Corte Inglés en la cantidad de 588,56 euros y a Bershka en 132,94 euros, y que ha quedado tal cual al rechazar la Audiencia Provincial sus recursos, según informa el Gabinete de Prensa del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en una sentencia recodida por Europa Press.


Los hechos se produjeron entre las 18:30 y las 20:30 horas del día 1 de marzo de 2018, cuando las dos mujeres, junto a una tercera que también fue condenada, se dirigieron al establecimiento Bershka, sito en la Calle Menéndez Pelayo no 2 de Valladolid, donde, con ánimo de obtener beneficio económico y provistas de cochecitos de bebé, se apoderaron de varias prendas de vestir valoradas en 132,94 euros.


Tales prendas, tras eliminar de las mismas los dispositivos de alarma, las ocultaron en los carritos de bebé que portaban.


A continuación, las tres acusadas se dirigieron al establecimiento El Corte Inglés, sito en la calle Constitución, donde, con idéntico 'modus operandi', se apoderaron de varias prendas deportivas por valor de 588 euros a las que, una vez desprovistas del sistema de alarma, fueron introduciendo y ocultando en los cochecitos.


Las acusadas fueron vistas por el vigilante de seguridad de El Corte Inglés, quien las interceptó cuando salían del establecimiento sin abonar el importe de las prendas, las cuales les fueron ocupadas ocultas en los carros y que, al haber quitado el sistema de alarma, se encontraban deterioradas, no resultando por tanto aptas para la venta.