El confinamiento no pasa factura a los matrimonios de Castilla y León

El confinamiento no pasa factura a los matrimonios de Castilla y León

Figura entre las Comunidades con la tasa más baja, con un 4,3 por cada 100.000 habitantes
|

Las demandas de disolución matrimonial han experimentado un incremento interanual generalizado en el tercer trimestre de 2020 en el conjunto de España, si bien Castilla y León figura entre aquellas en las que la tasa es más baja, con un 4,3 por cada 100.000 habitantes.


Poniendo en relación las demandas de disolución matrimonial del total del año con la población a 1 de enero de 2020, vemos que el mayor número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se ha dado en Canarias y en la Comunidad Valenciana, con 6,6.


Le siguen Baleares, con 6,1; Andalucía, 5,9; Asturias y Cantabria, 5,7; Galicia, 5,6; y Murcia, 5,5. Todas estas Comunidades Autónomas superan la media nacional, que es de 5,4. Las cifras más bajas se han dado en Castilla y León y País Vasco, con 4,3; Madrid, 4,4; y Aragón, 4,6, que se quedan por debajo de la media nacional.


El aumento a nivel nacional se produce después del impacto que el confinamiento, la suspensión de plazos procesales y la adopción de medidas de seguridad e higiene para hacer frente al COVID-19 tuvieron en la actividad de los órganos judiciales durante el segundo trimestre del año, que se tradujo en importantísimas reducciones en todos los tipos de demandas.


En el tercer trimestre, en Castilla y León se registraron 619 (14.835 en España) demandas de divorcio consensuado, un 14 por ciento (17,7 a nivel nacional) más que las presentadas en el mismo trimestre de 2019. Las 354 (9.809 en España) demandas de divorcio no consensuado en la Comunidad son un 0,6 por ciento más, frente al incremento del 15 por ciento en el conjunto nacional.


Por lo que respecta a las demandas de separación, las 48 (783) demandas de separación consensuada representan un incremento del 37,1 por ciento en Castilla y León (19,7 en España) y las 20 (305) no consensuadas un 185,7 (6,6) más que las presentadas el año anterior.


Por su parte, en Castilla y León tan solo se presentó una demanda de nulidad en el tercer trimestre del presente año.


Además, las demandas de modificación de medidas consensuadas, de las que se han presentado 142 en Castilla y León (2.991 en España), se han incrementado un 57,8 por ciento (28,3) y las demandas de modificación de medidas no consensuadas, 268 (7.376 en España), han descendido un 14,9 (+8,6 en España) respecto al mismo trimestre de 2019.


Finalmenmte, las modificaciones de medidas de guarda, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales consensuadas, 187 en Castilla y León (5.930), han tenido un incremento interanual del 40,6 (56,8) por ciento, mientras que las no consensuadas, 218 (6.981), se han incrementado un 14,1 (21,3 en España) por ciento en la Comunidad.