ENTREVISTA | Dulces acordes musicales silenciados por el coronavirus
Paula Centeno. Fotografía cedida a NoticiasCyL Valladolid

ENTREVISTA | Dulces acordes musicales silenciados por el coronavirus

NoticiasCyL Valladolid charla con Paula Centeno Sotillo, voz de uno de los grupos vallisoletanos más jóvenes del panorama musical vallisoletano como es ‘Rumbo al Ritmo’ para hablar sobre la difícil situación y el complicado año que están viviendo por culpa del coronavirus
|

Nacida en Cigales y con residencia también en la localidad pucelana que se ubica a un puñado de kilómetros de la capital del Pisuerga, Paula es una joven de 22 años que además de haberse sacado un Grado en Trabajo Social y un doble Máster en Drogodependencias y Salud Mental, canta como los ángeles.


La vallisoletana, que disfruta pasando un rato agradable con su familia y con sus amigos, ha cantado en el coro de la parroquia de su pueblo desde que era pequeña pero desde abril de 2018 lo hace con el grupo ‘Rumbo al Ritmo’, que cogía precisamente ritmo a base de conciertos antes de la llegada de la pandemia y desde hace casi tres años.


Charlamos con esta amante de la música de la situación actual del sector, de la de su grupo y de muchas cosas más en esta entrevista:


Pregunta. Este domingo se vivió un Día de la Música muy distinto. ¿Cómo ve la situación con la COVID?


Debemos ser positivos, no queda otra


Respuesta. Ha sido un día muy diferente  ya que el año pasado en estas fechas teníamos tres actuaciones por fin de semana y este año no podemos decir lo mismo. Celebrar el día de la música en esta situación no es agradable, pero esperemos que para el año que viene tengamos vacuna y la situación haya mejorado notablemente. Debemos ser positivos, no queda otra.


P. ¿Cómo le ha afectado a usted y a su grupo?


R. Es una situación complicada para todos pero para unos más que para otros. Yo, gracias a Dios, además de cantar, estoy estudiando y vivo con mis padres. Por lo tanto, no vivo de la música. Me afecta negativamente esta situación en todos los aspectos, pero sufrirán mucho más que yo aquellas personas que sí que viven de ella, que tienen que alimentar a sus hijos y que su profesión está totalmente parada. E igual que todos ellos, muchos otros sectores que se han visto muy afectados.


Nos echamos las manos a la cabeza sólo de pensar en todas las actuaciones que teníamos previstas y cómo se han ido aplazando o cancelando casi al completo


Como grupo, nos ha pillado por sorpresa todo esto y aún lo estamos asimilando. Nos echamos las manos a la cabeza sólo de pensar en todas las actuaciones que teníamos previstas y cómo se han ido aplazando o cancelando casi al completo. Y como nosotros pensarán todos los que también se dedican a la música, tanto grupos locales como nacionales, dj’s, orquestas, técnicos de sonido y luces, etc.


P. ¿Poco a poco se iban haciendo un hueco en el mundo de la música y con esto se les frena un poco la progresión?


R. Así es. Nosotros empezamos hace casi 3 años, y ha sido una progresión absoluta. El 2020 le empezamos muy bien, teníamos unos meses por delante con mucho trabajo. De marzo a junio teníamos una media de 10 actuaciones al mes y tuvimos que cancelar la mayoría, salvo algunas que quedaron aplazadas. En verano pudimos tener algún concierto, pero pocos respecto a otros años. Por suerte, ya usábamos las redes sociales y siempre hemos sido bastante activos para que la gente pueda seguirnos a través de Internet. Con esta situación hemos tenido que incrementar la actividad, ya que es lo único que podemos hacer.


P. Han utilizado, por tanto, las redes e Internet para mantener a sus fans activos.


R. Durante los meses de confinamiento intentamos hacerlo más ameno subiendo más vídeos a las redes sociales (Instagram y Facebook) y creándonos un canal de YouTube. También participamos junto con otros artistas de Valladolid en la grabación del tema “Color Esperanza” que podéis ver en internet.


Creo que somos el grupo más joven que toca por Valladolid, por tanto, nuestro público es de todas las edades, pero la mayoría, al final, es gente joven como nosotros. Y por ello, consideramos que tenemos una gran responsabilidad. A toda la gente que se fija en nosotros y sobre todo a los jóvenes, les animamos a que acudan a ver música en directo, cuando pase la pandemia, para que esto no se acabe nunca.


La verdad es que nuestro público ha respondido bien con los pocos conciertos que hemos podido dar tras el confinamiento. La gente tiene ganas de música y de olvidarse de lo malo, aunque sea por un rato. Ese es el objetivo de todo esto, que la gente vaya a ver un concierto y se vaya a su casa con una sonrisa.


P. ¿Cómo ve el futuro de la música ahora que es uno de los sectores a los que más está golpeando el virus?


R. Creemos que durante el confinamiento mucha gente se ha dado cuenta realmente de lo importante que es la música, tanto en los buenos momentos como en los malos. Por eso, esperamos que la industria musical mejore y que el 2021 venga lleno de actuaciones.


P. ¿Y cómo ve el futuro de su grupo?


R. Esperamos que el futuro más cercano del grupo esté cargado de ensayos, de conciertos y de mucha música. Estamos muy agradecidos con todo nuestro público y con la gente que cuenta con nosotros para sus eventos, ya sean bares, ayuntamientos, fiestas privadas, etc. La mayoría ya son amigos. Con respecto a nuestra evolución, queremos seguir versionando canciones y en un tiempo poder llegar a componer canciones propias.


P. ¿Haría algún tipo de llamamiento o pedirían algo a los políticos con el fin de revertir esta situación?


R. No entendemos por qué los políticos están tan en contra de la cultura y de la hostelería. Nos gustaría que pudieran revisar las decisiones que toman tan contradictorias. ¿Cómo puede ser posible que los bares estén cerrados, afectando a todos los sectores relacionados, pero un transporte público pueda ir lleno de gente?

En un espectáculo cultural hay riesgo de contagio, como en cualquier otro sitio, pero según los estudios, el riesgo es mínimo comparado con otras situaciones de la vida cotidiana que se pueden seguir realizando. Un concierto se puede hacer perfectamente con las medidas de seguridad oportunas.


P. ¿Cree que podremos salir pronto de esta difícil situación en la que nos encontramos?


Esperamos que la situación mejore y podamos disfrutar del verano que viene


R. Somos positivos, y las últimas noticias que hemos visto sobre la vacuna son esperanzadoras  aunque aún no podamos cantar victoria. Esperamos que la situación mejore y podamos disfrutar del verano que viene.


P. Ha hecho una cover con otra música en los últimos días. Hábleme de ello.


R. Sí, siempre me ha gustado cantar todo tipo de música. Con Rumbo al Ritmo las canciones las versionamos al flamenco, aunque sean de pop o de reggaetón en su gran mayoría. Hay ocasiones en las que me apetece cantar algún tema sin aflamencar, aunque aún así pueda versionar algún matiz para no hacerlo totalmente igual al tema original.


Estoy muy contenta con el resultado de la cover que hice con mi amiga Lucía Ferreras. Es de la canción “Punto Final” de Danny Romero, podéis verla en mis redes sociales. Un día rodeadas de nuestras amigas, la cantamos con la guitarra, y nos gustó tanto que quisimos hacer algo diferente con ella. Así que grabamos el sonido con la ayuda de Lucía Morán, e hicimos un videoclip. Es una canción que nos trae buenos recuerdos. Para mi es muy especial compartir momentos musicales con mi círculo más cercano, la música me llena y si la comparto con gente que quiero, aún más.


P. Un deseo y un objetivo de cara al futuro.


R. El deseo que puedo decir seguramente sea el mismo que tenemos todos, que esta locura que estamos viviendo se acabe cuanto antes, y que, con salud, podamos disfrutar el doble de todo lo que nos queda por delante, por todo lo que hemos perdido.  Volveremos todos mucho más fuertes que nunca. No os olvidéis de la música. La música nos salva, siempre.