Mañueco presenta mañana sus primeras cuentas que pondrán fin a dos prórrogas presupuestarias consecutivas

Mañueco presenta mañana sus primeras cuentas que pondrán fin a dos prórrogas presupuestarias consecutivas

|

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, presentará mañana, jueves 26 de noviembre, el primer proyecto de presupuestos de la Comunidad de su Gobierno que pondrá fin a dos prórrogas presupuestarias consecutivas aunque lo avanzado del ejercicio y los plazos preceptivos para la tramitación parlamentaria de las cuentas de 2021 puede llevar a que el nuevo año comience aún con las cuentas de 2018.


De hecho, estas cuentas se presentan fuera del plazo previsto en el Estatuto de Autonomía de Castilla y León, que fija el 15 de octubre como tope para registrar el Proyecto de Presupuestos en las Cortes.


Aunque el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, ya apuntó el pasado jueves que el proyecto de presupuestos de la Comunidad se conocería esta semana ha sido el jefe del Ejecutivo autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, el encargado de confirmar la fecha a través de un mensaje en su cuenta de Twitter en la que informó de la celebración de un Consejo de Gobierno extraordinario el jueves 26 para aprobar el proyecto de ley de Presupuestos Generales de Castilla y León.


"Seguimos trabajando para garantizar los mejores servicios públicos e impulsar la recuperación de nuestra tierra", ha afirmado en concreto el presidente de la Junta.


Además, Fernández Mañueco ha ofrecido en esta ocasión un pacto en torno a las cuentas a los grupos políticos con representación en las Cortes con el objetivo de elaborar un proyecto lo más consensuado posible dadas las circunstancias, algo que, hasta el momento, no ha podido cerrarse dada la decisión del PSOE de romper las relaciones con la Junta al considerar que el Gobierno "no es de fiar" por lo "incumplimientos" de lo acordado en el Pacto de Reconstrucción.


Así, a falta de conocer los pormenores, objetivos y prioridades del proyecto de presupuestos del Gobierno de PP y Ciudadanos para 2021, ya se ha despejado la incógnita del techo de gasto no financiero, el octavo que sustentará unas cuentas autonómicas, que asciende a 10.980,30 millones de euros, un 14,6 por ciento más que el acordado para el último presupuesto aprobado por el Ejecutivo autonómico, el de 2018.


La referencia para elaborar las cuentas generales de 2021 representa además el "mayor volumen de gasto" en la historia de la Comunidad si bien hay que tener en cuenta que incorpora las partidas de gasto para hacer frente a la pandemia de coronavirus. El cuadro macro del techo de gasto no financiero estima una reducción del Producto Interior Bruto del 10,1 por ciento en 2020 por la pandemia del coronavirus y un repunte del 7,5 por ciento en 2021 cuando se prevé recuperar "parte" de la caída, aunque "insuficiente".


Además, prevé que la tasa de paro finalice 2020 en el 14 por ciento con una leve bajada en 2021 hasta el 13,9 por ciento mientras que en términos de empleo (equivalente a tiempo completo) se espera un empeoramiento del 6 por ciento en 2020 mientras que la recuperación en 2021 ni siquiera alcanzaría la mitad de esa pérdida ya que se prevé una mejora del 2,8 por ciento.


Entre las premisas que ya ha adelantado el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, "en ningún caso" se prevé aumentar los impuestos a las familias, a las pymes o a los autónomos en el convencimiento de la Junta de que la mejor fórmula para conseguir ingresos es reactivar la actividad productiva y el empleo.


Las cuentas autonómicas de 2021 darán el relevo a las presentadas el 11 de octubre de 2017 cuando el entonces presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, explicó los pormenores de su presupuesto número 17 que alcanzaba un montante de 10.859,2 millones de euros, la cifra más elevada de la historia de la Junta y la segunda superior a los 10.000 millones desde 2011.


Entre las particularidades del último presupuesto destaca además que fueron las terceras cuentas regionales de Herrera que exigieron el respaldo o abstención de al menos un procurador de otro grupo para su aprobación. Otra de las singularidades del último presupuesto es que se presentó menos de cuatro meses después de la entrada en vigor de las cuentas de 2017.