Así será la reapertura de la hostelería en Castilla y León

Así será la reapertura de la hostelería en Castilla y León

|

Tras un lunes de reuniones intensas entre los sectores nuevamente afectados por las restricciones para parar el coronavirus y la Junta, lo que parece claro es que no podrán abrir los bares y restaurantes hasta que la incidencia descienda de 400 contagios a los 100.000 habitantes a partir del 4 de diciembre. De hecho, el propio vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, anunció este miércoles que Ávila y Segovia ya abrirán desde este viernes, 27 de noviembre, al cumplir con estos criterios. 


En la misma rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Junta anunció que esta reapertura tendrá las mismas condiciones que tenía en el momento del cierre, al contrario de lo que indicó el presidente de la Confederación de Hosteleros de Castilla y León, Ángel Blasco, en declaraciones a Europa Press, donde dijo que no se dejaría abrir el interior. 


De esta manera, abrirán los interiores de los establecimientos hosteleros cuando las provincias lleguen a incidencias por debajo de 400 contagios a los 14 días y de 200 a los siete y lo harán con las condiciones recogidas en el 'semáforo COVID', recogido en el propio Boletín Oficial de Castilla y León.


Así, la hostelería y restauración tendrá un aforo del 33% en interiores y del 75% en terraza, mientras que no se podrá efectuar el consumo en barra o de pie. Se limitará la ocupación máxima de mesas o agrupaciones de mesas a 6 personas. En todo caso, la distancia mínima entre mesas o agrupaciones de mesas será de 1,5 metros en terrazas al aire libre, y de 2 metros en el interior de los establecimientos. 


Esto será en el nivel cuatro, ya que una vez que se descienda al tres, las limitaciones serían hasta la mitad en el caso de salas de más de 40 comensales y del 75% en las más pequeñas, nunca con consumo en barra o de pie y una limitación máxima de ocupación por mesa de hasta seis personas. 


Ya en el nivel dos, el aforo será igual, aunque en este caso ya se podrá consumir en barra hasta el 50% de su aforo y el límite por mesa será de diez personas. Por último, en el nivel uno, se aumenta la limitación a las 25 personas y el aforo seguirá siendo en todo caso del 75% con la permisión del consumo de pie y en barra.