La USAL reduce más de un 40% sus emisiones de dióxido de carbono asociadas al consumo energético desde 2015

La USAL reduce más de un 40% sus emisiones de dióxido de carbono asociadas al consumo energético desde 2015

|

La Universidad de Salamanca (USAL) ha reducido en un 40,6 por ciento las emisiones de dióxido de carbono derivadas del consumo energético entre 2015 y 2019, al pasar de 9.798 a 5.818 toneladas anuales.


Según la institución académica, ha obtenido este descenso con una serie de medidas que la USAL mantiene "desde hace años". La más reciente, el plan de compra y contratación verde, por el cual se establece que la energía eléctrica contratada desde la Universidad dispone de garantía de origen renovable, actualmente adjudicado a Iberdrola.


De este modo las emisiones de CO2 por consumo eléctrico han pasado de 4.685 toneladas en 2015 a las 289 del año pasado, lo que supone un descenso del 93,6 por ciento, tal y como ha reseñado en el comunicado facilitado a Europa Press.


A ese acuerdo se suman otras medidas como la sustitución de calderas de gasóleo por gas natural, que contribuyen a reducir las emisiones de CO2, además de iniciativas en materia de movilidad como el programa de préstamo de bicicletas 'USALaBICI' y la incorporación de la flota de vehículos eléctricos.


En esa misma línea, concluye el comunicado, la Universidad de Salamanca firmó en 2019 la Declaración de Emergencia Climática, con objetivo no sólo de reforzar el compromiso decidido en la lucha contra el cambio climático, sino también para asumir la hoja de ruta que debe marcar la planificación estratégica de la universidad para los próximos años, y que incluye medidas relativas a la venta de alimentos en máquinas expendedoras, movilidad, acciones de educación y sensibilización, gestión de residuos y espacios verdes, además del apartado energético.