Los sanitarios unen sus voces en Valladolid para mostrar su rechazo al “decretazo” de la Junta
Fotografía: Miriam Chacón / ICAL

Los sanitarios unen sus voces en Valladolid para mostrar su rechazo al “decretazo” de la Junta

Más de 300 profesionales reclaman a las puertas de la Consejería de Sanidad “respeto” y refuerzos en las plantillas
|

Los sindicatos con representación en la Mesa Sectorial de Sanidad -Satse, CSIF, CESM, UGT, CCOO y USAE- exigieron hoy a la la Junta de Castilla y León la retirada del decreto publicado el pasado 14 de noviembre y donde se regulan las prestaciones personales obligatorias del personal de Sacyl, a la vez que acusaron a la Administración regional de jugar con la salud de la población al imponer al personal sanitario unas condiciones de trabajo “asfixiantes” que no permiten una atención de calidad.



GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS. MIRIAM CHACÓN / ICAL 


En una protesta celebrada a las puertas de la sede de la Consejería de Sanidad y en la que se concentraron más de 300 profesionales, las organizaciones sindicales denunciaron que la imposición del decreto es “abusiva” y supone la pérdida total de derechos, a la vez que reclamaron refuerzos en las plantillas para poder atender a la población “como se merece”.


El manifiesto conjunto leído por los líderes sindicales critica que desde la Junta se ha pasado de elogiar la labor de los profesionales sanitarios a “maltratarlos”, con la imposición de una “movilidad geográfica forzosa”, la supresión de permisos o la obligatoriedad de doblar jornadas. “Nos están amargando la vida y obstaculizando nuestra conciliación. La Gerencia de Salud dispone de nuestro trabajo a su antojo”.


Los representantes sindicales advirtieron que el personal se encuentra agotado por el sobresfuerzo que viene realizando para atender a toda la población afectada. “Trabajamos más que nunca y con la mayor de las responsabilidades, por lo que pedimos a la Junta la misma responsabilidad con los trabajadores y con la población en general para garantizar una asistencia sanitaria de calidad”.


En este sentido, la secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitairos de CCOO, Ana Rosa Arribas, acusó a la Junta de sembrar el enfrentamiento entre la población y los profesionales sanitarios, “algo que no vamos a permitir”. Además, argumentó que si desde la propia Consejería de Sanidad se reconoce que los profesionales están cumpliendo y asumiendo su responsabilidad, no hace falta este tipo de decretos.


Por su parte, el secretario autonómico de la Federación de Empleados de Servicios Público de UGT, Tomás Pérez, acusó al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, de “traicionar” a los trabajadores al romper la negociación que estaba abierta y le recordó que “no se negocia publicando decretos en el Bocyl un sábado por la mañana”.


En la misma línea se pronunció la secretaria autonómica de Satse, Mercedes Gago, que reclamó a la Consejería de Sanidad alcanzar un acuerdo en la mayor parte de los puntos para perjudicar lo “menos posible a los profesionales, pero sobre todo a los pacientes, dado que estos recortes y estas condiciones laborales repercutirán de forma negativa en la atención a los ciudadanos. No se puede obligar a los profesionales a moverse de unas provincias a otras sin saber cómo”, sentenció.


Gago también criticó que se han sentido agraviados por las decisiones del presidente de la Junta, dado que además del decreto, el pasado jueves en la mesa de empleados públicos se excluyó a los sanitarios y se negociaron medidas para el resto de funcionarios de la Comunidad.


En el manifiesto también se reivindicó unos derechos mínimos para los trabajadores y se criticó los “numerosos recortes” que viene sufriendo el Sistema Público de Salud desde 2012. “Nos han quitado las 35 horas, los derechos de ayuda social y la carrera profesional y nosotros nos estamos jugando la vida. Solo queremos unos mínimos derechos para poder afrontar con fuerza la atención a los usuarios”.