Blanco asegura que se refuerza la seguridad en las residencias con el análisis de aguas residuales y cribados con test de antígenos
Foto: ICAL

Blanco asegura que se refuerza la seguridad en las residencias con el análisis de aguas residuales y cribados con test de antígenos

|

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, Isabel Blanco, ha asegurado que los planes de contingencia en las residencias de mayores están funcionando y además se han reforzado con análisis de aguas residuales en todas ellas y la realización de test.


Blanco, tras la firma de una adenda al convenio de colaboración con el Consejo de la Juventud para ampliar acciones para jóvenes inscritos en el sistema de Garantía Juvenil, se ha expresado así después de que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) no ratificara la prohibición de las visitas a las residencias de la Comunidad.


A este respecto, la consejera ha recordado que cuando se planteó el cierre de estos centros fue pensando "siempre" en "lo mejor" para los mayores, al igual que se hizo el 13 de marzo en la primera ola.


Isabel Blanco ha explicado que en estos momentos se entendía que en una situación epidemiológica similar a aquella, era una medida que podía ayudar a evitar que el virus entrara en esos centros, pero al no ratificarse judicialmente, el mismo día, ni 24 horas después, se volvió a la situación establecida antes, que "ya era limitativa", dado que las salidas o visitas estaban ya "muy controladas" con las medidas de seguridad establecidas, con visitas de un máximo de una hora, sólo un familiar, con cita previa y utilizando todas las medidas de precaución que se pueden exigir a los centros.


En esta línea, ha recordado que para reforzar la seguridad se ha empezado con el análisis de aguas residuales en todos los centros residenciales y posteriormente se hace cribado con test serológicos para descartar a personas mayores que ya son inmunes y test de anticuerpos y, al resto, se les realiza un nuevo cribado con test de antígenos, para lo que se han comprado 200.000 pruebas.


Así, se realizarán estos test de manera periódica en residencias, tanto a las más de 40.000 personas que se encuentran en estos centros como a trabajadores de públicos y privados.


Blanco ha asegurado que los planes de contingencia están funcionando, pero al mismo tiempo ha aclarado que las residencias no son "burbujas aisladas", se sitúan dentro de los municipios y dependen también de la afección que hay en ellos, dado que además de las visitas también entran y salen los trabajadores y, aunque extremen las medidas, hay muchas situaciones en que no se pueden guardar distancias de seguridad.


Además, ha apuntado que la situación no es la misma que en la primera ola, hay un número mucho mayor de contagios pero también las residencias están "respondiendo mucho mejor", aunque también ha aclarado que hay contagios y "preocupan" las situaciones que se dan, motivo por el que se realizan los citados análisis de agua y cribados para detectar de manera precoz posibles afectados.