Las familias no gastan y la recaudación tributaria desciende en Castilla y León
Datos: ICAL

Las familias no gastan y la recaudación tributaria desciende en Castilla y León

|

El desplome del consumo interno por la COVID-19 está siendo determinante en la contracción de la recaudación tributaria del Estado en Castilla y León hasta el mes de septiembre, ya que el IRPF incluso crece respecto a 2019 y Sociedades apenas cede. Los aplazamientos sin coste a pymes y autónomos concluyeron el pasado 20 de septiembre (se extienden hasta noviembre) y empiezan a sumar y los expedientes de regulación temporal de empleo contienen el mercado laboral. En global, los ingresos tributarios registran una merma del 7,4 por ciento en los nueve primeros meses del año, hasta los 2.708,1 millones de euros, 2,2 puntos menos que la media de descenso en España, del 9,6 por ciento, con 134.949,7 millones (delegaciones más servicios centrales).


La Agencia Tributaria pone de relieve en sus estadísticas, recogidas por Ical, que la recaudación se ve arrastrada fundamentalmente por al desplome del impuesto indirecto al consumo, el IVA, que supone unos ingresos hasta septiembre, de 792,1 millones de euros, con un desplome del 21,2 por ciento. Por lo que se refiere a los tributos especiales, carburantes, alcohol y tabaco, principalmente, siguieron en caída libre, en consonancia al consumo, y registraron un dato negativo de 6,6 millones de euros, cuando un año antes supusieron una suma de 12,7 millones.


Por el contrario, el impuesto a la Renta, el IRPF, tuvo un buen comportamiento, permitió una recaudación en el conjunto de Castilla y León, de 1.517,3 millones de euros, con una tímida subida del 2,6 por ciento, que es preciso valorar en plena crisis por la pandemia.


El Impuesto de Sociedades tampoco tuvo una mala evolución dadas las circunstancias, y supuso unos ingresos para el Estado, en Castilla y León, durante los tres primeros trimestres del ejercicio, de 338,4 millones de euros, con una ligera pérdida del 2,7 por ciento, en comparación a sus datos un año antes, cuando nadie se imaginaba lo que llegaba.


El capítulo primero de los tributos estatales se completa con el gravamen a la Renta de los No Residentes, que también se elevó un 11,3 por ciento, con unos ingresos globales en la Comunidad, de algo más de once millones de euros.


El impuesto de Tráfico Exterior se contrajo de forma importante, un 31 por ciento, con 9,4 millones de euros. En cuanto al capítulo III (tasa radioeléctrica, recargo de apremio, intereses de demora y sanciones tributarias), se hundió un 35,5 por ciento, el mayor porcentaje negativo entre los impuestos, hasta los 23,12 millones de euros de recaudación.


Provincias


Por provincias, la recaudación global del Estado se reduce más en Palencia y en León, dos dígitos en ambas. En concreto, en la provincia palentina, se recaudan en los meses de estudio, 184,7 millones, y en la leonesa, 341,7, con retrocesos del 14,8 y 10,1 por ciento, respectivamente.


Asimismo, Hacienda vio como mermaban los ingresos en Valladolid un 8,9 por ciento y en Salamanca, un 7,1 por ciento, hasta los 857,3 y 310,1 millones de euros, en cada caso. En la provincia de Zamora, la bajada en la recaudación tributaria se situó en el 5,8 por ciento, con 100,7 millones; y en Burgos, en el 4,1 por ciento, con 550.117. Asimismo, en Segovia, bajó un 3,2 por ciento, con 156,3 millones de euros, y en Soria, un 1,8 por ciento, con 116,7. Cierra la tabla, la provincia abulense, donde apenas se redujo un 0,4 por ciento, hasta los 90,1 millones de euros.