La incidencia a 14 días se apunta su segundo descenso consecutivo en Castilla y León y baja hasta los 874 casos

La incidencia a 14 días se apunta su segundo descenso consecutivo en Castilla y León y baja hasta los 874 casos

a tasa de ocupación de las UCI sube hasta el 17,18%
|

La tasa de incidencia a 14 días por COVID-19 en Castilla y León experimentó hoy su segundo retroceso consecutivo después de la escalada ascendente iniciada a finales del pasado mes de junio, y bajó hasta los 874,64 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 888 del jueves, según los datos aportados por la Consejería de Sanidad de la Junta.


No obstante, después de la caída de ayer, la ocupación de camas UCI con pacientes de COVID retoma su senda alcista y sube hasta el 17,18 por ciento, un punto más que ayer.


Por su parte, la incidencia acumulada a siete días experimentó, por cuarta jornada consecutiva un descenso y pasa de los 404,23 de ayer a los 391,91 de hoy.


Por provincias, todas se encuentran en riesgo muy alto a 14 días. Burgos se mantiene con la mayor tasa de incidencia a 14 días con 1.619,74 casos, 7,55 menos que ayer, por delante de Palencia con 1.241,88 (1,87). Después se encuentran Soria, con 1.057,56 (+18); Valladolid, con 794,39 (-18,61) y Zamora, con 741,55 (-52,18). El nivel más bajo corresponde a León con 648,50 (-42,07), seguido de Salamanca, con 625,07 (-35,23); Ávila, con 627,92 (+26,01) y Segovia, con 657,42 (+28,01).


En relación a la incidencia acumulada a siete días, todas las provincias también se encuentran en riesgo muy alto. Burgos también registra la mayor tasa con 667,97 casos, seguida de Palencia (605,04), Soria (594,03), Valladolid (365,70), Segovia (350,54), Ávila (341,87), León (279,34), Zamora (276,69) y Salamanca (234,17).

Por otra parte, la ocupación de camas de las unidades de cuidados intensivos de la comunidad por COVID se mantiene en riesgo alto con un 17,18 por ciento. El hospital de Palencia, con una ocupación del 45 por ciento y los hospitales de Burgos, con un 26,67 por ciento, son los únicos que se encuentran en riesgo muy alto, mientras que el complejo de Zamora (21,05 por ciento), los hospitales de Valladolid (20,41) y el complejo de Soria (21,43 por ciento) se mantiene en riesgo alto. Solo Salamanca sigue en nueva normalidad, con un 3,77 por ciento, mientras que el Complejo de  Segovia (12,90 por ciento), León (11,96 por ciento) y Ávila (11,11 por ciento), se mantienen en riesgo medio.


En cuanto a la situación en las plantas de los hospitales de Castilla y León en relación al COVID, se rompe la tendencia alcista y se registra un ligero descenso de 60 centésimas hasta el 7,49 por ciento. El complejo de Palencia (12,95 por ciento) y los hospitales de Burgos (12,71 por ciento) se encuentran en riesgo alto, mientras que el Complejo de Ávila (0,91 por ciento) es el único en situación de normalidad. En riesgo bajo están Salamanca (2,47 por ciento), Segovia (4,92 por ciento) y Soria (4,68 por ciento) y en riesgo medio Valladolid (6,86 por ciento), León (7,81 por ciento) y Zamora (8,71 por ciento).


La positividad global de las pruebas diagnósticas se encuentra en riesgo extremo al reflejar un 18,27 por ciento y el porcentaje de casos con trazabilidad sube hasta el 43,10 por ciento.


Por último, el índice reproductivo básico baja en la Comunidad hasta 0,89. Salamanca y Zamora, ambas con el 0,74, Burgos (0,84), León (0,86), Valladolid (0,89) y Palencia (0,99) se encuentran por debajo de la unidad máxima recomendada por las autoridades sanitarias, mientras que Soria (1,14), Ávila (1,13), Segovia (1,16) y Palencia (1,05) están por encima.