Cultura acomete las obras de conservación de cubiertas y de los restos del claustro del monasterio de Santa Cruz de la Zarza en Ribas de Campos
Foto: Ayuntamiento de Ribas de Campos

Cultura acomete las obras de conservación de cubiertas y de los restos del claustro del monasterio de Santa Cruz de la Zarza en Ribas de Campos

El objetivo de la intervención en este inmueble declarado Bien de Interés Cultural es la recuperación de las condiciones de estanqueidad del conjunto y la puesta en valor de las pandas occidental y norte del claustro, así como su adecuación a las visitas.
|

La Consejería de Cultura y Turismo saca a licitación las obras de conservación de cubiertas y mejora en los restos del claustro del monasterio de Santa Cruz de la Zarza en Ribas de Campos con un presupuesto de 319.048 euros. El principal objetivo de la intervención es la recuperación de las condiciones de estanqueidad del conjunto y la puesta en valor de las pandas occidental y norte del claustro, así como su adecuación a las visitas.


Con el fin de cumplir con dicho objetivo, los trabajos proyectados son los siguientes: sustitución de la envolvente en todas las cubiertas de la iglesia- nave principal, nave del Evangelio, crucero, cabecera, sacristía y sala capitular-; drenaje de las pandas occidental y norte del claustro, además de su vallado y puesta en valor, de forma que se reduzca el impacto visual negativo en el entorno; restitución del volumen de rincón de claustro; eliminación de nidos de aves y sustitución de la protección de huecos.


El inmueble, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1931 con la categoría de monumento, es propiedad de la diócesis de Palencia, la cual tiene cedido el uso del mismo al Ayuntamiento de Ribas de Campos. El monasterio de Santa Cruz de la Zarza es un antiguo cenobio de la orden premostratense, y de estilo cisterciense-protogótico, del que solo se conserva la iglesia y la sala capitular. La iglesia, de estilo tardorrománico o protogótico, fue construida en el s.XIII y está construida con sillares de piedra caliza.


Asimismo, está cubierta con bóvedas sencillas de crucería del siglo XIII en la cabecera, mientras que el resto son de terceletes estrelladas reconstruidas en el siglo XV. Los soportes son pilares que sustentan arcos apuntados; los ventanales son rasgados y apuntados y están flanqueados por columnillas. El templo tiene dos puertas, una en el hastial occidental, con arquivoltas apuntadas, y la otra, en el muro norte al primer tramo de este costado, es de arco de medio punto.