El Gobierno decreta un nuevo estado de alarma con la intención de que se prolongue hasta el 9 de mayo

El Gobierno decreta un nuevo estado de alarma con la intención de que se prolongue hasta el 9 de mayo

|

El Consejo de Ministros, en su sesión extraordinaria del día de hoy, ha aprobado a través de un Real Decreto la declaración del estado de alarma inicial de 15 días, extensible a 6 meses cuando el Gobierno realice la solicitud al Parlamento el próximo martes, para responder ante la situación de especial riesgo causada por el virus COVID-19.


La intención del Gobierno es prolongar la medida hasta el 9 de mayo y el nuevo decreto establece el confinamiento nocturno de las 23 de la noche a las 6 de la mañana en todo el país, con margen para que las autonomías adelanten o retrasen dicha hora.


“El ejecutivo no va a ocultar la situación de la pandemia. Europa y España están inmersas en la segunda ola de la pandemia. Tenemos una batalla dura por delante  pero vamos a volver a lograrlo en esta segunda ola”, ha asegurado Pedro Sánchez, en su comparecencia tras el Consejo de Ministros extraordinario.


El presidente del Gobierno ha explicado que esta declaracion del estado de alarma concede a los presidentes autonómicos ser la autoridad delegada en sus territorios, permitiendo confinar total o parcialmente a sus territorios.


Así mismo establece el toque de queda desde las 23.00 horas y hasta las 6.00 de la mañana aunque estos horarios podrán ser modulados por las autonomías adelantando la hora de comienzo a las 22.00 o retrasándola a las 00.00 horas o su finalización a las 5.00 o a las 7.00 horas de la madrugada.


Un estado de alarma que será de aplicación en todo el país salvo en las Canarias y cuya duración será debatido esta semana en el Congreso, aunque la intención es que se prolongue al 9 de mayo, como ha apuntado Sánchez, que no ha descartado una finalización más temprana en caso de que los datos mejoren.


El estado de alarma había sido pedido en las últimas horas por las comunidades autónomas del País Vasco, Cataluña, Cantabria, así como la mayoría de gobiernos regionales del PSOE.


Limitación de la circulación 


Se estable la prohibición general de la movilidad nocturna entre las 23 horas y las 6 de la mañana, pudiendo cada Comunidad Autónoma modular su inicio entre las 22:00 y las 00:00 horas y su fin entre las 5:00 y las 7:00 de la mañana. 


Su aplicación será para todo el país salvo la Comunidad Autónoma de Canarias, debido a que su mejor situación epidemiológica. En ese periodo, solo será posible la circulación por causas justificadas como la adquisición de medicamentos, cumplimiento de obligaciones laborales, cuidado de mayores o menores de edad y regreso al domicilio. 


Además, las Comunidades Autónomas podrán decidir limitar la entrada y salida de sus territorios, para todo el perímetro de la comunidad o para un ámbito inferior. Igualmente, podrán limitar la permanencia de personas en espacios públicos o privados a un máximo de 6 personas, salvo que se trate de convivientes.


Tanto en el caso de las limitaciones a la entrada y salida de sus territorios como en el número máximo de personas en grupos, serán los Presidentes y Presidentas autonómicos los que decidan si estas medidas aplican a sus territorios, en todo o en parte, siendo ellos y ellas las autoridades competentes delegadas.


Criterios de actuación


Las Comunidades Autónomas basarán sus actuaciones en base a los indicadores y criterios acordados el pasado jueves por el Consejo Interterritorial de Salud, relativos al número de infecciones, capacidad asistencial y de salud pública y también a las características y vulnerabilidad de la población. Según esos criterios se establecen cuatro niveles de riesgo para cada territorio: bajo, medio, alto o extremo. 


Los principales criterios son los siguientes: En primer lugar, el número de casos detectados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Una incidencia por debajo de 25 casos por 100.000 habitantes se considera de riesgo bajo; por encima de 25 se estima de riesgo medio. Una incidencia de 150 casos se considera de riesgo alto, y si la incidencia supera los 250 casos por cada 100.000 habitantes se considera de riesgo extremo. 


Este indicador se completa con los niveles de incidencia de los últimos 7 días, la incidencia específica en los mayores de 65 años, que es el colectivo más vulnerable al COVID-19, el nivel de positividad de las pruebas que se realizan en todos y cada uno de los territorios y el porcentaje de casos con trazabilidad, es decir, que se conozca exactamente cuál es el origen de la infección. En segundo lugar, el grado de ocupación de los servicios hospitalarios y las camas UCI. Se considerará riesgo muy alto si el número de camas ocupadas por pacientes de COVID-19 supera el 15% en hospitalización global y el 25% en el caso de las camas de UCI.  


Refuerzo de la coordinación


El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se reunirá cada semana, para que sus miembros, esto es, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y todos los consejeros de salud de cada Comunidad evalúen la situación semanalmente y establezcan una respuesta sanitaria coordinada. 


Como ha venido ocurriendo hasta la fecha además, el ministro de Sanidad comparecerá cada quince días ante el Congreso de los Diputados para dar cuenta de la situación epidemiológica de nuestro país y de las medidas que se están aplicando para frenar la pandemia. 


Hasta la fecha, el Ministerio de Sanidad ha mantenido 182 reuniones con las Comunidades Autónomas y se han repartido 296 millones de material sanitario, de los que 221 millones han ido destinados a las Comunidades Autónomas.


Recursos de las Comunidades Autónomas


Las Comunidades Autónomas disponen de 16.000 millones de euros del Fondo No Reembolsable establecido por el Gobierno para ayudarlas a combatir los efectos de la pandemia, financiar el incremento del gasto sanitario, del gasto educativo, compensar la caída de ingresos y sentar las bases de la recuperación económica y social. 


También tienen a su disposición 5.686 efectivos de las Fuerzas Armadas para realizar labores de rastreo, de los que 1.740 ya están incorporados. 


Además, se ha constituido una reserva estratégica común que cuenta con más de 512 millones de mascarillas quirúrgicas, 57,6 millones de mascarillas FFP2 y cerca de 2 millones de test de antígenos.