Un punto con sabor a derrota
Imagen del partido. Fotografía: La Liga

Un punto con sabor a derrota

El Real Valladolid encarriló el triunfo pero cinco minutos de infortunio lo condenan al empate ante el Huesca
|

El Real Valladolid suma un punto que sabe amargo en su visita a El Alcoraz, Huesca, en un partido que dejó encarrilado al inicio de la segunda mitad con el 0-2 pero que, en cinco minutos aciagos, se torció por completo. Los goles de Bruno y Waldo pusieron en ventaja a los blanquivioletas pero Rafa Mir y Sandro lograron poner las tablas.


Arrancaron con ambición los jugadores locales pero no tardaron los pucelanos en igualar a fuerza el pulso. Una contienda que no presentaba favorito entre dos equipos en la búsqueda de la primera victoria de la temporada, lo que se tradujo en un inicio de choque escaso de oportunidades y sin un color dominante.

 

Alcaraz probó al guardameta rival, eficaz en el despeje, mientras que en la portería contraria Roberto comenzó su exhibición al evitar el tanto en un remate de Rafa desde el borde del área pequeña.

Cuando el partido menos mordiente tenía, con los minutos cayendo sin sobresaltos, llegó en el 35 el 0-1 a raíz de un córner ensayado que tejen Óscar Plano y Waldo, centra el madrileño y remata en el segundo palo, poderoso, Bruno para poner el balón pegado al palo.


Antes del descanso Roberto volvió a lucirse con una palomita hermosa en un remate de cabeza, enviando a saque de esquina el balón. Un córner que a punto estuvo en volverse en contra del Huesca ya que la escuadra pucelana fabricó una contra que finalmente no se concretó en ocasión clara.


Esos cinco minutosEl Real Valladolid regresó del vestuario, tras el descanso, con mordiente. Ya en el primer minuto una gran jugada de Guardiola a punto estuvo Waldo de convertirla en gol. Y fue precisamente él, el extremeño, quien desde los once metros consiguió en el minuto 50 el 0-2 al transformar un penalti cometido sobre Toni Villa, quien con su habilidad se internó en el área y fue derribado.


Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, la victoria que parecía próxima se alejó irremediablemente. Desde el saque del centro del campo el Huesca elaboró una jugada fugaz que finalizó Rafa Mir dentro del área para acortar distancias. Tres minutos después Roberto volvió a ser protagonista con una parada abajo a disparo cruzado de Maffeo, y en el 57' el guardameta volvió a sacar una buena mano para evitar el gol en el remate de cabeza de Siovas, pero el rechace fue aprovechado por Sandro para el 2-2.


El Huesca, huracanado, envalentonado al recuperar algo que estaba perdido, se lanzó a por más. Pero el Real Valladolid fue capaz de reponerse de esos dos ganchos directos, de mantenerse de pie, y de seguir peleando sin caer a la lona.


Los últimos minutos del choque fueron un ir y venir y la victoria pudo tener cualquier signo. Siovas impactó su remate en el poste, Roberto evitó la tortura al sacar un remate a bocajarro dentro del área pequeña; y Marcos André tuvo en sus botas redibujar la sonrisa de los blanquivioleta pero su elegante movimiento, ya en tiempo de descuento, al controlar un pase al hueco y recortar a su par al borde del área, quedó sin recompensa ya que el disparo se marchó por muy poco.


El Pucela suma tres puntos tras estas seis primeras jornadas y afronta, en el horizonte próximo, otro partido ante un rival directo en la lucha por la permanencia, ante el Deportivo Alavés el domingo 25 de octubre, a las 12.00 horas en el Estadio José Zorrilla.