Aparicio afirma que “no es el momento de subir impuestos” porque pueden suponer “la puntilla definitiva” para muchas empresas
FOTO: ICAL

Aparicio afirma que “no es el momento de subir impuestos” porque pueden suponer “la puntilla definitiva” para muchas empresas

|

El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), Santiago Aparicio, aseguró hoy en Salamanca que “no es el momento de subir impuestos”, en relación a la intención manifestada por el Gobierno, puesto que dicho aumento impositivo puede suponer “la puntilla definitiva” para muchas empresas de la Comuniad y del conjunto de España.


Aparicio señaló así que el tejido empresarial “no está en situación de aguantar esa subida y hacer frente a los gastos”, por lo que apostó por seguir la fórmula de “países donde están saliendo de una mejor manera y que están haciendo lo contrario”. Y es que, según el presidente de Cecale, “los impuestos deben bajar para generar más riqueza y puestos de trabajo”, así como para permitir que “muchas más empresas puedan sobrevivir a la situación”.


Además, elalto ejecutivo solicitó, tanto al Gobierno de la nación como al de la Junta de Castilla y León, una “inyección de liquidez” con el objetivo de “preservar empresas y puestos de trabajo”, a través de una línea de préstamos que, según Aparicio, los negocios “necesitan para seguir en pie”.


“Necesitamos que esa liquidez llegue y se haga con una carencia de un máximo de tres años”, con el objetivo de que las empresas tenga cierta “comodidad” para hacer frente a los pagos de los préstamos porque “sino, se asfixian y puede haber una situación complicada en la que se empiecen a no pagar los préstamos y aumente la morosidad”, una situación que sería “letal para el sector financiero y las empresas de diferentes sectores”.


Todas estas medidas fueron planteadas por el presidente de la patronal autonómica tras referirse a la pandemia, una “situación muy compleja, difícil e inédita que ha pillado por sorpresa”, puesto que “no se pensaba que fuese algo tan duro y letal”, y donde la respuesta ha sido, según Aparicio, “criminalizar a sectores del mundo empresarial que se ha comprobado que no son los culpables de la situación”, en relación a la hostelería.


Y es que, según Aparicio, “hoy por hoy, gran parte de los contagios, alrededor del 35 por ciento, vienen por reuniones familiares y de amigos y por no cumplir con la normativa exigida”, frente a la idea de que es en la hostelería donde se generan muchos de esos contagios, ante lo que recordó que en el mundo empresarial son “responsables” puesto que se juegan “muchísimo”.


De hecho, el presidente de Cecale cifró en 100.000 el número de cierres esperados en el sector hostelero “de aquí a final de año”, así como 30.000 en el sector del comercio, lo que supone “cientos de miles de puestos de trabajo que se pierden”. Por ello, Aparicio llamó a “ser consecuentes, dar ejemplo y trabajar desde las instituciones para hacer ver a la gente la necesidad de cumplir con los requisitos que los Gobiernos nos ponen para que esta situación sea lo menos dañina posible”.


ERTE prorrogados


En ese sentido, Aparicio valoró positivamente los ERTE, puesto que “han venido a paliar en parte las necesidades de las empresas y, gracias a ellos, se puede aguantar la situación”. Eso sí, dentro de una gran “incertidumbre” que el presidente de Cecale aseguró que es “lo peor para el mundo de la economía”, puesto que las empresas tienen que ser “previsibles en sus actuaciones e inversiones” y ahora mismo no pueden “acometer algo” cuando no se sabe “el escenario en el que nos vamos a mover”.


Agradeció por ello la cierta certidumbre que han dado las declaraciones del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, al señalar que se ampliarían los ERTE “lo que hiciera falta para poder mantener en pie el mayor número de empresas”, tras alcanzar un acuerdo, en el marco del Diálogo Social nacional, para la renovación de este instrumento hasta el 31 de enero de 2021, si bien pidió que, por lo menos, puedan llegar “hasta el 31 de diciembre de 2021, como en Francia o Alemania”.