​Aquavall mejora la calidad del agua que se suministra al 90% de las viviendas con la renovación de los filtros en Las Eras

​Aquavall mejora la calidad del agua que se suministra al 90% de las viviendas con la renovación de los filtros en Las Eras

La entidad pública que gestiona del ciclo integral del agua ha invertido 1,4 millones de euros en el sistema de filtros de la estación potabilizadora
|

Aquavall ha invertido 1,4 millones de euros en la Estación de Agua Potable de Las Eras, en Valladolid, para mejorar la calidad del agua, optimizar la eficiencia energética y la capacidad de filtrado de las instalaciones que abastecen al 90 por ciento de los hogares de la ciudad. Así lo subrayó la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, en su visita a la ETAP ubicada en Huerta del Rey, donde resaltó la apuesta por las inversiones desde que el Ayuntamiento de Valladolid recuperó la gestión del ciclo integral del agua.


Las obras ejecutadas por ACSA y desarrolladas desde 2019, han permitido la sustitución de las estructuras de fondo de un total de 20 filtros (14 de arena y seis de carbón activado), con la retirada de las instalaciones anteriores y la implantación del más moderno sistema de filtración denominado Lepold Flat Bottom Flume, así como la completa renovación de los sistemas de válvulas y compuertas.


Gracias a esta inversión, se consigue un filtrado uniforme en toda la superficie, lo que permite aumentar la superficie filtrante y de ese modo, el volumen de agua filtrada. Igualmente, se optimiza el proceso de lavado y se consigue una distribución mucho más eficiente de aire y agua.


Se ha implementado también un ciclo combinado de aire-agua que aporta al sistema una mayor eficiencia en la retirada de partículas del medio filtrante permitiendo aumentar el tiempo entre lavados y disminuyendo el consumo de aire y agua necesarios en el proceso.


Según apuntan desde el Consistorio vallisoletano en un comunicado recogido por Ical, esta inversión permite mejorar la calidad del agua suministrada al abastecimiento, mejorar la capacidad de filtrado, consiguiendo una optimización de los procesos de eliminación de sustancias precursoras de trihalometanos y reduciendo el consumo energético y los costes de operación, esto deriva en un proceso de potabilización más sostenible.