El 'Arca de Noé' de Salamanca ya acoge a las personas con mayores dificultades para guardar la cuarentena

El 'Arca de Noé' de Salamanca ya acoge a las personas con mayores dificultades para guardar la cuarentena

|

La Junta de Castilla y León avanzó en septiembre la creación de lo que llamaron las 'Arcas de Noé', hoteles que acojan a las personas con mayores dificultades para cumplir la cuarentena, de manera que al menos habría un establecimiento por provincia para este fin y evitar casos como los vividos en Salamanca en los que muchos aislados no se encontraban en sus domicilios, incumpliendo la cuarentena. 


De esta manera, en la provincia de Salamanca, según han informado desde la propia cadena hotelera Vincci Hoteles será el 'Ciudad de Salamanca' el que lleve a cabo este hecho a partir de este pasado jueves. En él se alojarán a las personas que tengan que permanecer en cuarentena y que por diversos motivos sean dirigidos al establecimiento. 


Según indican, el establecimiento cuenta con el protocolo de experiencia de cliente de COVID-19, que cumple con toda la normativa vigente y refuerza los ya de por sí estrictos protocolos del grupo hotelero en materia de higiene y desinfección. 


Según las directrices que marca el Gobierno regional, el equipo del hotel tendrá el menor contacto posible con las personas alojadas, que contarán con todo lo necesario para tener la mejor estancia, dadas las circunstancias. Tras desalojar la habitación, se procederá a su ventilación y después de dos días, a una desinfección exhaustiva atendiendo a los protocolos sanitarios. La medida se prolongará durante tres meses y responde a las actuaciones de la Junta de Castilla y León en el marco de anticipación a un posible incremento de la tasa de contagio en la provincia.


No es la única acción de la que ha querido formar parte la cadena hotelera desde que comenzara la COVID-19, también donó desde el primer momento distinto tipo de material a centros sanitarios y a los cuerpos de seguridad para apoyar la labor que estaban realizando para combatir esta emergencia sanitaria sin precedentes. 


Además, los hoteles de Madrid donaron camas para poder aumentar plazas de hospitalización en la Clínica Fuensanta y en la Clínica Universitaria de Navarra, y los establecimientos de Barcelona al Hospital Universitari Sagrat Cor, en total unas 200 camas, en las que los directores de cada hotel pusieron mensajes de ánimo a los sanitarios y fuerzas del Estado que estaban habilitando los hospitales de campaña.