La Junta declara ‘urgente' la ejecución de la concentración parcelaria en 1.775 hectáreas de 400 propietarios en Sayago

La Junta declara ‘urgente' la ejecución de la concentración parcelaria en 1.775 hectáreas de 400 propietarios en Sayago

En esta actuación se van a invertir 688.681 euros
|

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha propuesto al Consejo de Gobierno, celebrado esta mañana, la declaración de utilidad pública y urgente ejecución de cinco concentraciones parcelarias situadas en las provincias de Burgos, León, Palencia y Zamora. El objetivo de este acuerdo es iniciar estos procesos de concentración parcelaria dotándolos de las herramientas jurídicas que permitan actuar a la Administración en la ordenación de la propiedad y en las infraestructuras necesarias para mejorar la competitividad y la productividad de las explotaciones agrarias, gracias a un dimensionamiento adecuado, haciéndolas más rentables.


La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha solicitado la declaración de utilidad pública y urgente ejecución de la concentración parcelaria de la zona de Fresno de Sayago en la provincia de Zamora. En esta actuación se van a invertir 688.681 euros que permitirán concentrar 1.775 hectáreas pertenecientes a 400 propietarios.


Estos pasarán de contar con parcelas de 0,51 hectáreas a terrenos de labor de 2,22 hectáreas de media lo que supone multiplicar por cuatro la superficie media de las fincas. La superficie a concentrar cuenta con 3.500 fincas que, una vez finalizados los trabajos, serán 800 con lo que cada propietario pasará de tener 8,75 parcelas de media a poseer 2 fincas.



Las obras se centrarán en la mejora y adecuación de la red de caminos actual y la construcción de nuevos viales de acceso a fincas. Además, se contemplan labores de limpieza y mejora de la red de desagües. Para el correcto uso y conservación de la red de infraestructuras diseñada también se incluye también en el proyecto la instalación de pasos, caños y salvacunetas.


Los procesos de concentración parcelaria implican una serie de beneficios económicos, sociales y medioambientales en los territorios afectados, entre los que destacan una contribución a la generación de actividad económica y al relevo generacional en el medio rural, mejorando la rentabilidad de las explotaciones mediante un aprovechamiento más eficiente de los medios de producción, e incrementando el número de incorporaciones de jóvenes en zonas concentradas en un 40 % respecto a zonas no concentradas.


Las concentraciones parcelarias también contribuyen a la mejora de la competitividad de las explotaciones agrarias con una disminución de un 44 % en las distancias recorridas entre la situación previa y posterior a la concentración y un ahorro de combustible, debido a la reducción de distancias, de un 26 % en secano y de un 32 % en regadío. Además, contribuyen a la sostenibilidad ambiental de la actividad agraria, favoreciendo la integración ambiental del territorio y la preservación de los paisajes, reduciendo un 25 % las emisiones de CO2 en la superficie de secano y un 31 % las emisiones de CO2 en la superficie de regadío gracias a la optimización en el uso de la maquinaria y equipos.